Una reforma impulsada en el Congreso de Puebla permitiría matar en legítima defensa mientras se acredite que al momento del acto los responsables eran víctimas y estaban en indefensión.

La iniciativa es promovida por la diputada María del Carmen Saavedra Fernández (de Morena), pero solo considera la legítima defensa en invasiones a domicilios o negocios, así que no sería válida si se ejerce en la vía pública o dentro de un vehículo.

Su propuesta presentada el miércoles en la sesión ordinaria del pleno busca modificar el Código Penal del estado para que también se permita causar lesiones o “daños” como parte de la legítima defensa.

En febrero iba a proponer una iniciativa similar la diputada Guadalupe Tlaque Cuazitl (también de Morena), pero tras difundirse en los medios la propuesta causó polémica y ya no la presentó.

Las nuevas disposiciones que Saavedra Fernández plantea se establecerían en el artículo 26, para que en su inciso “d” señale:

“Se presumirá que concurren los requisitos de la legítima defensa respecto de aquél que, salvo prueba en contrario, cause daño, lesión o privación de la vida, en el momento mismo de estarse verificando una invasión por escalamiento o fractura de los cercados, paredes o entradas de su casa, o departamento que habite o de sus dependencias, la rechazare, cualquiera que sea el daño que cause al invasor”.

En otro párrafo se indicaría: “igual presunción favorecerá al que dañare a un extraño a quien encontrare en el interior de su hogar o de la casa en donde se encuentre su familia, aunque no sea su hogar habitual; o en un hogar ajeno que tenga obligación de defender o en el local donde tenga sus bienes o donde se encuentren bienes ajenos que esté legalmente obligado a defender, si la presencia del extraño revela evidentemente una agresión“.

En el artículo 27 se contempla precisar que: “no se considerará exceso en la legítima defensa cuando concurran circunstancias en las que la persona que se defiende se encuentre en estado de confusión, miedo o terror que afecte su capacidad para determinar el límite adecuado de su respuesta o la racionalidad de los medios empleados”.

La iniciativa será analizada antes de su eventual aprobación en la Comisión de Procuración y Administración de Justicia.

Apenas van a regular sesiones virtuales

Con otra iniciativa se busca regular las sesiones virtuales de las comisiones y el pleno del Congreso local, a pesar de que ya pasaron más de dos meses desde que se utiliza este formato debido a la contingencia por Covid-19.

La propuesta fue presentada ante los diversos problemas técnicos y el desorden que se registra en las sesiones, como la del miércoles, donde se tuvo que repetir la votación para eliminar el fuero constitucional tras denunciarse un intento de fraude.

La diputada Nora Yessica Merino Escamilla (del PES) plantea reformar el Reglamento Interno del Congreso para normar las intervenciones de los diputados.

Entre las medidas que busca establecer destaca que las sesiones deban ser públicas y con transmisión en vivo en redes sociales, excepto “cuando lo acuerden la mayoría de las y los diputados presentes”.

Deberán iniciar a más tardar diez minutos después de la hora fijada; solo podrán estar en la sesión virtual los legisladores y el personal de apoyo; los diputados deberán mantener encendida su cámara para dar certeza de su asistencia y sus micrófonos permanecerán cerrados, ya que solo se abrirán con permiso de la Presidencia de la Mesa Directiva o de la Comisión Permanente.

Su proyecto también se presentó en la sesión ordinaria del miércoles y será discutido en la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales.