Una de las acusaciones contra Emilio Lozoya es la de robo de combustible en altamar, informó  el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) Santiago Nieto Castillo.

El robo se hizo a embarcaciones que transportaban combustible, en los años en que Lozoya era Director General de Pemex, agregó.

Aquí aparece otra vez un vínculo con Odebrecht, a través de una empresa donde los brasileños tenían participación”, dijo el titular de la UIF en una entrevista con el diario El Economista.

El caso ya está denunciado y se encuentra en manos de la Fiscalía General de la República, dijo Nieto Castillo.

“Esta es una de las cuatro denuncias que se han presentado contra el señor Emilio Lozoya. Hay, además, otros dos procesos de investigación que están muy avanzados, pero nos falta concluir. Uno tiene que ver con la compra de un astillero en España y el otro con Fertinal”, detalló.

El caso del astillero se remonta a noviembre de 2013, cuando el entonces director de Pemex decidió una inversión de 51 millones de euros para comprar una participación de 51% en una constructora de navíos llamada J. Barreras, ubicada en Vigo y la cual estaba prácticamente quebrada en el momento en que Lozoya decidió su adquisición.