Luego de los operativos de Protección Civil Estatal, la Dirección de Protección contra Riesgos Sanitarios (DPRIS) y la Policía Estatal para clausurar comercios establecidos no esenciales que fueron abiertos, la cúpula empresarial poblana reprobó estos hechos y exhortó a las autoridades a replicar esas acciones con los ambulantes.

A través de sus redes sociales, el presidente de Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Ignacio Alarcón Rodríguez Pacheco, reprochó que las autoridades municipales y estatales sean tan permisivas con el ambulantaje que además evade impuestos y permisos que se  exigen al comercio establecido.

El presidente del Centro Empresarial de Puebla (CEP-Coparmex), Fernando Treviño Núñez, mostró indignación y calificó el operativo en el restaurante La Noria, propiedad de la presidenta de la Canirac, como un acto de intimidación al asegurar que después de llevar más de 100 días de confinamiento voluntario la iniciativa privada sea tratada como si fueran delincuentes.

Lo anterior luego de que la presidenta de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac), Olga Méndez Juárez, revelara que su restaurante fue blanco de un operativo con Policía Estatal que portaba armas largas pese a ser solo un operativo de revisión.

Desde que el gobierno estatal pospuso el reinicio de actividades, los comerciantes establecidos y sus empleados han reprochado que la cacería para cerrar locales se centra en ellos y no en los ambulantes que están en calles como la 5 de Mayo.

El sector empresarial en Puebla ha reprobado la parcialidad del gobierno estatal y municipal para retirar a los ambulantes que aprovechan el cierre del comercio establecido para vender a sus anchas, sin que ninguna autoridad sea capaz de regularlos pues su permanencia provoca una afluencia mayor de gente y un foco de contagio del Covid-19.