La “Sana Distancia” para evitar contagios de Covid-19 es imposible de cumplir en más de la mitad de los 22 centros penitenciarios de Puebla porque están sobrepoblados, además de tienen un elevado número de internos vulnerables, como adultos mayores, con discapacidad o patologías, así como quienes tienen padecimientos mentales.

Hasta este sábado, la CNDH reportó 195 contagios y 25 muertes provocadas por el virus entre personas privadas de su libertad en Puebla, que son las cifras más altas en el país.

 

El organismo advierte que en el caso del penal de San Miguel, que es el de mayor población en la entidad, no hay insumos médicos necesarios y tampoco un adecuado resguardo de los internos con contagio.

A su vez en un reporte especial, la Comisión acusó que en Puebla hubo obstaculización y retraso en el otorgamiento, acceso y transparencia de la información que se requiere para monitorear la pandemia en esta penitenciaria.

 

Sin medidas de protección

De acuerdo con el informe, de los 22 centros penitenciarios de Puebla, 12 tienen sobrepoblación, por lo que no es posible cumplir con la medida sanitaria de sana distancia para evitar la propagación del coronavirus.

Según la Comisión, hay 7 mil 916 personas internadas en esos inmuebles, pero la capacidad instalada es de 6 mil 12, por lo que hay una saturación del 31.7 por ciento equivalente a 1 mil 904 personas.

Entre los penales con mayor hacinamiento destacan los de Puebla (San Miguel), Tehuacán, Ciudad Serdán, San Pedro Cholula, Acatlán de Osorio, Tetela de Ocampo, Zacatlán y Teziutlán.

Un ejemplo de la imposibilidad de guardar la sana distancia ocurrió en el penal de San Miguel, pues según el informe, los internos se aglomeran para recibir sus alimentos y no hay medidas para que ello no ocurra.

 

Por otra parte, el personal de la CNDH identificó que tampoco hay control para separar a las personas que contrajeron el virus y que se encuentran en las cárceles, lo que podría propiciar más contagios.

“La dinámica establecida para resguardo y cuidado de los casos positivos de COVID-19, se observó desorganizada, y los pacientes no contaban con insumos de protección”, se indica en el informe.

Por ello, ubicó a un grupo de personas con contagio que se desplazaban en varias áreas de la penitenciaria, lo que constituye un riesgo de contagio.

“Se observó que el grupo de 19 personas positivas a COVID-19, alojadas en el área de ingreso, se encontraban hacinados, deambulando libremente por ese espacio y teniendo contacto con otras personas privadas de la libertad que les llevan insumos y productos”, se indica.

 

El organismo refirió que el personal médico no cuenta con el material necesario para atender a personas con probable contagio y que, mientras se realizó la visita al lugar, no se aplicaron pruebas de detección del virus.

En cuanto a los filtros de ingreso al penal, la Comisión identificó que no se cuenta con la toma de temperatura corporal de visitantes, aunque sí se desinfectan objetos y alimentos que ingresan al penal.

Hay que recordar que el gobierno del estado habilitó las instalaciones del Centro de Internamiento Especializado para Adolescentes (CIEPA), para concentrar ahí a los internos con contagio de covid.

 

 Foto: Especial