Una de las medidas que se llevaron a cabo para evitar la propagación de Covid-19 en el mundo fue mantenerse en casa y no asistir a lugares con muchos asistentes. Por ello, se cerraron muchas escuelas, parques, cines, restaurantes, cafeterías, entre otros establecimientos.

En Reino Unido se reabrieron los bares la noche del sábado, después de tres meses de confinamiento. Este hecho provocó que una muchedumbre se concentrara en estos espacios sin llevar a cabo las medidas de prevención para evitar un rebrote de coronavirus.

Rafal Liszewski, gerente de un establecimiento ubicado en el barrio lodinense de Soho, dijo a la agencia británica PA que nadie llevaba cubrebocas y que era físicamente imposible respetar la sana distancia. “A las 20h-21h, había una verdadera fiesta callejera con gente que bailaba y bebía”.

Por su parte, las provincias británicas adoptaron su propio calendario de desconfinamiento y consideraron que la reapertura de pubs, hoteles, peluquerías, cines y museos fue muy apresurada, tomando en cuenta el riesgo que implica estar en contacto sin las medidas de higiene necesarias. Cabe destacar, Reino Unido es el país de Europa más afectado por la pandemia, pues tuvo más de 44 mil muertos.

Los pubs impusieron una serie de medidas para reducir los riesgos sanitarios, tales como: servicio de mesa más que en el bar, el porte de mascarilla y guantes para los empleados, uso de gel hidroalcohólico y señalización específica. A pesar de las medidas que implementaron los bares, el masivo flujo de clientes no respetó la sana distancia, por lo que los establecimientos se vieron en la necesidad de cerrar.

Sin embargo, el ministro de Salud Matt Hancock dijo estar satisfecho, pues hay imágenes que muestran lo contrario, ya que la mayoría de la gente ha actuado de forma responsable. Asimismo, prometió adoptar medidas contra la minoría que viola las normas.

 

Con información de Excelsior.

Foto: Agencia Enfoque