Luego de más de tres meses de inactividad por la pandemia, 150 hoteles reabrieron sus actividades en Puebla con protocolos de sanidad y no permitiendo más del 15 por ciento de ocupación.

El Grupo Posadas reinició operaciones este miércoles en los hoteles Grand Fiesta Americana, Angelópolis, Fiesta Inn Express de Explanada Puebla, Fiesta Inn Finsa, Fiesta Inn Las Ánimas, One Angelópolis Periférico y One Puebla Serdán.

Lo mismo ocurrió con el Hotel Marriott Mesón del Ángel, en el Bulevar Hermanos Serdán, del Grupo Hotelero Prisma, que reactivó otros 12 hoteles en estados de la República. En los hoteles reabiertos, el acceso es controlado y exclusivamente para los huéspedes, a los que se toma temperatura corporal para confirmar que están por debajo de los 37 grados, además de usar sanitizante en las manos y pasar por un tapete con líquido bactericida.


Está limitado el uso de áreas comunes, como restaurante y cafetería, o gimnasio y spa, lo que hasta ahora no ha sido controvertida por los clientes que, según los empleados, van principalmente por temas de negocios o laborales, pues el turismo aún sigue sin reactivarse.

“Estamos trabajando principalmente con clientes que tienen membresía de la cadena o que están en la ciudad de paso", dijo una empleada de forma anónima por las restricciones de su empresa para dar declaraciones.


Asimismo se han desactivado algunos enseres en las habitaciones que podrían ser transmisores del virus por su constante manejo con las manos, como pueden ser los teléfonos, calefactores o controles de televisión.

Capacidad máxima es del 15% sin riesgo de clausura

La Asociación Poblana de Hoteles y Moteles aclaró que los establecimientos no tendrán ningún inconveniente para estar abiertos, siempre y cuando no sobrepasen el 15 por ciento de su ocupación. Una vez que se levante el confinamiento comenzarán a llegar a Puebla mucho más  personas y sus agremiados retomaran sus actividades de manera paulatina.

El presidente del gremio mencionó que sus afiliados, para mantener la sanidad en las instalaciones, invierten entre 20 a 50 mil pesos, para el caso de hoteles pequeños, y un hotel grande hasta 250 mil pesos para cumplir con todos los protocolos de sanitización e higiene que pide Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Explicó que todos los empleados tienen que tener cubrebocas y guantes. Es indispensable el uso de tapetes sanitizantes en las entradas y en los baños de empleados y  en cada parte del hotel tiene que haber gel antibacterial, micas en las administración o caretas protectoras.