Después de que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió un Informe Especial con observaciones por deficiencias en la atención al Covid-19 en el Cereso de Puebla, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Estatal informó que estas ya fueron atendidas.

A través de un comunicado la SSP anunció el fortalecimiento del filtro sanitario de ingreso al Cereso para tomar la temperatura a los visitantes y el lavado de manos, así como la desinfección periódica durante el día de los torniquetes de seguridad que permiten el acceso al lugar.

Asimismo se explicó que se implementó un esquema de charlas con las personas privadas de la libertad sobre la importancia del uso de cubrebocas, la higiene y la sana distancia.

Adicionalmente, la dependencia proporcionó los materiales que se requieren para cumplir con las medidas de prevención; a diario se realiza la limpieza y desinfección de los dormitorios y áreas comunes, a fin de reducir el riesgo de propagación del virus, y en el comedor se instruye a las personas privadas de la libertad a mantener la distancia adecuada.

Del mismo modo se señaló que hay dos espacios dedicados exclusivamente para la estancia de personas con síntomas propios del Covid-19, y en el caso de que resulten positivos tras la aplicación de las pruebas, son enviados al Centro de Internamiento Especializado para Adolescentes (CIEPA), habilitado especialmente para la atención.

Cabe señalar que fue el pasado 26 de mayo cuando personal de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos realizó el recorrido en el centro penitenciario de la ciudad de Puebla, donde detectó que no se cumplía con la medida de la Sana Distancia por la sobrepoblación y hacinamiento, según consta en el "Informe Especial Covid-19 en Centros Penitenciarios".

Asimismo se indicó que no se aplicaban pruebas Covid-19 a los internos y tampoco había garantías de que se realizara la limpieza adecuada en las áreas comunes, además de que las 19 personas que en ese momento había en aislamiento por sospecha de contagio, podían tener acceso al resto de la población que les llevaba comida y otros artículos.

La CNDH también detectó que el personal médico desconocía los protocolos aplicados en el Cereso contra la pandemia y no contaban con los insumos suficientes para hacerle frente a un caso de Covid-19, por lo que calificaron como urgente fortalecer las medidas y condiciones propicias para prevenir un contagio masivo.

En contraste la CNDH reconoció la sanitización de alimentos que llevan los familiares a los internos, la restricción de visitas y también que se hayan evitado áreas especiales en la estancia de ingresos para evitar recibir casos positivos de Covid-19.