Con distintos reportes de presión sobre los votantes, la extensión de una semana en el plebiscito y demás irregularidades, este miércoles se aprobaron los cambios a la Constitución rusa que permitirán al presidente Vladimir Putin extender su mandato hasta 2036, es decir 16 años más.

De acuerdo con funcionarios electorales, un 72 por ciento habría votado a favor de las enmiendas constitucionales, aunque con la mayoría de las urnas cerradas y con la suma de un 20 por ciento de los distritos.

 

Presencia opositora

Activistas opositores del movimiento “Niet” (No a la reforma) salieron a las calles para realizar distintas protestas en puntos de Moscú y San Petersburgo. Algunos cuantos lo hicieron directamente en la Plaza Roja de la capital rusa, hecho que la policía detuvo casi de inmediato.

Los detractores de la reforma que permitirá a Putin continuar en el poder hasta 2036 llamaron a sus partidarios para concentrarse en la céntrica plaza Pushkin de Moscú, que más tarde fue completamente tomada por fuerzas antidisturbios. Pese a la represión, varios centenares de manifestantes pudieron exhibir su malestar.

Históricamente hablando, Rusia mantuvo abiertos los colegios electorales durante una  semana por primera vez, lo que sirvió para estimular a los ciudadanos a votar sin necesidad de que se registraran aglomeraciones, lo que se trata de evitar ante la pandemia de coronavirus.

 

Foto: Twitter / TheBigBossPutin