Ante la relajación de las medidas de confinamiento y distanciamiento social contra el Covid-19, el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, llamó nuevamente a los feligreses a quedarse en casa para evitar el aumento de contagios en la entidad.

Durante la misa dominical en la catedral, que se realiza desde hace tres meses a puerta cerrada y se transmite a través redes sociales, radio y televisión, el líder de la Arquidiócesis urgió a permanecer en casa a los poblanos y a tomar conciencia de la gravedad de esta pandemia.

"Sigo recomendando que nos quedemos en casa; es la forma como nos han explicado nuestras autoridades de salud que podemos romper la cadena de contagio. Y si el día de mañana o en la semana alguien tiene que salir, por trabajo, cuídense mucho y cuide a su familia", alertó el arzobispo.

Señaló que en estos días, Puebla se encuentra atravesando por momentos muy difíciles ya que el semáforo epidemiológico se encuentra en rojo, por lo cual deben permanecer en sus hogares como medida de prevención.

Asimismo, a los trabajadores de las industrias los invitó a seguir las indicaciones de su centro de trabajo y los de la Secretaría de Salud para romper esa cadena de infecciones, así como tener esperanza ante las adversidades.

Finalmente, Sánchez Espinosa reconoció nuevamente la labor de los médicos y las enfermeras, que se encuentran al pendiente de las personas que se encuentran enfermas de Covid-19.

"Como cada ocho días, pedimos por todo el personal médico que en los hospitales está dando su vida por salvar por la vida de sus hermanos enfermitos. Ayúdalos señor y bendícelos , cuídalos y protégelos" finalizó.

La situación del Covid-19

En su último informe, la Secretaría de Salud federal dio a conocer que en Puebla se tienen registradas 1 mil 181 muertes a causa del Covid-19, con 9 mil 522 casos positivos y 4 mil 452 poblanos sospechosos.

Las cifras de defunciones diarias y contagios han ido en aumento en los últimos días por la relajación de las medidas sanitarias que se dio a partir del 1 de junio con la entrada de la Nueva Normalidad que declaró el gobierno federal, lo que sumado a la necesidad de la gente, provocó que miles de negocios reabrieran, reactivando la movilidad social.