Hacia la noche de este 24 de junio se confirmó el lamentable fallecimiento de Amy Louise Camacho Wardle, quien fungiera como directora del conocido parque Africam Safari en Puebla.

La causa, de acuerdo con distintas fuentes, sería muerte cerebral.

 

Un camino nada sencillo

Amy nació en Los Ángeles, Estados Unidos, y se vio en la necesidad de tomar las riendas del parque recién a sus 17 años debido al fallecimiento de su padre, el Capitán Carlos Camacho Espíritu, quien pervive en la memoria de las y los poblanos al otorgársele toda una vialidad con su nombre.

Fue entonces que una joven Amy asumió el enorme proyecto forjado por su padre; no obstante, además de todo lo que se requería para realizar una buena labor, Amy también se hizo cargo de sus 7 hermanos.

Una vez inserta de llena en nada menos que el Safari más importante de Latinoamérica, optó por dedicarse tanto en cuerpo como en alma al estudio de los animales, así como sus hábitats. Este aprendizaje lo complementó con viajes a África y Malasia, donde comprendió que todo ser animal que habitaba el parque debía tener un espacio adecuado dentro del mismo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Amy Camacho (@amylcamacho) el

 

Influencia pura: el gran salto

El compromiso de Amy y su evidente compromiso con el ámbito silvestre fueron suficientes para que fuera considerada como una de las mujeres más influyentes de México.

Entre sus logros destacaron encabezar convenios para el rescate de especies; uno de los casos más conocidos fue cuando se logró el rescate de 9 elefantes de Namibia, en África austral, hasta Puebla, hazaña que consiguió con ayuda de dos de sus hermanos en el año 2012 y que quedó registrado por National Geographic.

Además, alcanzó a ser la titular de la Secretaría de Medio Ambiente durante el sexenio de Rafael Moreno Valle, cargo que habría dejado de lado al dimitir para poder defender sus causas e ideales.

Pero su amplia labor como ambientalista también se reflejó durante su participación con el grupo de activistas “Dale la cara al Atoyac”, para salvar el río más conocido de la entidad.

 

La pérdida de este personaje, que fue inspiración para muchas y muchos activistas a quienes alentó de cerca, es dejar ir a un tesoro nacional que será recordada no sólo por su extenso amor por los animales y la naturaleza, sino por el ejemplo de empoderamiento femenino y real vocación.

Hasta donde estés.

Foto: Twitter / @cronicabanqueta