Pese a que la pandemia del Covid-19 dejó a las escuelas sin las tradicionales graduaciones, comerciantes de vestidos, joyerías, trajes y regalos en el Centro Histórico de Puebla reanudaron sus actividades en la clandestinidad intentando captar a los clientes que pueda haber en esta temporada.

A través de un recorrido realizado por e-consulta se pudo constatar que algunos locatarios de la calle 2 Oriente venden artículos que no son de primera necesidad, con cortinas a la mitad o solo por la puerta de servicio, mientras afuera algún trabajador ofrece sus artículos de forma discreta.

En otros se puede ver que hay cartulinas con la leyenda “Clientes, cualquier información que soliciten, favor de llamar o mandar mensaje”; mientras que otros del giro de las joyerías que se encuentran en contra esquina de la 2 Norte y 2 Oriente, laboran con la misma modalidad.

En la calle de 8 Norte esquina con la 3 Norte se pudo observar a comercios que contaban con arreglos de graduaciones y sin contar con medidas de protección como cubrebocas.

Hay que señalar que la pandemia llevó a la suspensión de graduaciones en todos los niveles escolares, ya que la entidad se encuentra en el pico más alto de contingencia donde el coronavirus ha cobrado la vida de 992 poblanos, sin embargo en colonias y juntas auxiliares al norte y sur de la capital se siguen haciendo dichos festejos.