Es innegable que dentro de las preocupaciones de algunas personas en los últimos meses fue el hecho poder de subir de peso durante el confinamiento por COVID-19, pues al permanecer en encierro la actividad física se redujo considerablemente.

Además, la pandemia trajo consigo el cierre de gimnasios y complejos deportivos que dejaron opciones limitadas para hacer frente al sobrepeso: hacer ejercicio en casa o no practicar ninguna activación física.

 

Ganó 100 kilos durante el confinamiento

A través de redes sociales se viralizó la historia de Zhou N, un hombre que subió 100 kilos durante los cinco meses que permaneció en aislamiento social.

Se trata de un joven de 26 años que vive en la ciudad de Wuhan, China, y que llegó a pesar 280 kilos, condición por la cual fue trasladado al Hospital Zhongnan.

Medios locales indicaron que Zhou llamó al número de emergencias después de informar que tenía problemas para moverse.

Para trasladarlo se necesitó de la ayuda de cuatro médicos y seis agentes de seguridad.

Se desconocen hasta el momento las causas que llevaron a Zhou a ganar tanto peso, aunque estos problemas ya los presentaba previo a la pandemia.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Hombre engorda 100 kilos tras pasar cinco meses en cuarentena junio 16, 2020 El Hospital Zhongnan de la Universidad de Wuhan, la ciudad donde brotó el coronavirus, reportó el caso de un paciente que engordó 100 kilos tras pasar cinco meses confinado en su domicilio, por temor a contraer la enfermedad. El sujeto, de 26 años, quedó en cuarentena desde enero, como toda la ciudad. Aunque las medidas se han aliviado desde abril, permaneció sin pisar la calle hasta fines de mayo. Y es que ya tenía problemas de movilidad, según indicó su familia. Identificado en el reporte únicamente como Zhou, trabajador de un cibercafé, ha luchado gran parte de su vida contra la obesidad. Antes de la pandemia, pesaba cerca de 180 kilos (con 1,70m de estatura), pero la balanza incrementó en 2020 hasta marcar 280, lo que lo ubica como la persona con más peso de toda la ciudad. Aunque se ha librado del temible virus, el cambio le trajo serias consecuencias a su salud, por lo que llamó al servicio de emergencias. Li Zhen, médico del hospital, indicó que recibió un pedido desesperado de auxilio: “No he podido dormir en 48 horas”. Zhou fue llevado en ambulancia y admitido el 1 de junio, en un estado tan frágil que apenas podía hablar. Para el traslado, se necesitó a 10 personas: cuatro médicos y seis agentes de seguridad. Una vez internado, fue diagnosticado con insuficiencia cardíaca y una disfunción respiratoria. Recibió atención permanente durante nueve días hasta que su cuadro se estabilizó y fue transferido a una sala regular. Los médicos planean someterlo a una operación de pérdida de peso, pero todavía es muy riesgoso. Por ello, deben esperar a que pierda cerca de 25 kilos para dar luz verde al procedimiento.

Una publicación compartida de El Correo Digital (@elcorreodigitalrd) el

 

Foto: Instagram