El nuevo delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Manuel Villarruel Vázquez, asumió este martes el cargo entre protestas de trabajadores que reclamaron la continuidad de Ambrosio Guzmán Álvarez y señalamientos de su antecesor por malos manejos en los recursos para reconstrucción por el sismo de 2017.

El relevo se concretó en una reunión a puerta cerrada en que estuvieron presentes el anterior y el nuevo delegado, así como Diego Prieto Hernández, director de la institución.

De acuerdo con los trabajadores inconformes, el propio Guzmán Álvarez expuso en una carta que se negaba a renunciar ante las presiones para que no denunciara la corrupción en el uso de los recursos de la reconstrucción tras el sismo del 19 de septiembre de 2017.

Las mismas acusaciones, sostiene, ya las había expuesto el ex delegado a Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del presidente Andrés Manuel López Obrador, que este miércoles realiza una visita en Puebla.

Sin embargo Prieto Hernández argumentó a funcionarios federales de alto nivel que el cambio obedeció a decisiones personales del propio Guzmán Álvarez. 

Los recursos en disputa procedieron de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) y estuvieron proyectados para la reconstrucción de templos en Puebla.

De acuerdo con la Jornada de Oriente, Ambrosio Guzmán acusó irregularidades que encontró en año y medio que estuvo en el cargo, como una “cadena de corrupción” entre los arquitectos peritos y la falta de pericia de directivos que impidió la reconstrucción de los 621 inmuebles afectados por los sismos del 7 y 19 de septiembre de 2017.

Guzmán informó de esta situación a la esposa de López Obrador y solicitó apoyo de Santiago Nieto Castillo, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, para que se inicie una investigación de los recursos públicos utilizados.

Piden voto de confianza para nuevo delegado

A través de un comunicado, Diego Prieto reconoció la gestión de Ambrosio Guzmán al frente del INAH en Puebla y pidió a Manuel Villarruel “que sea muy abierto con todos los compañeros y compañeras y que es escuche todas voces”.

Al mismo tiempo, solicitó a la comunidad del INAH Puebla un voto de confianza para el nuevo titular e “invitó a todos a trabajar por un INAH mejor y por el cuidado, el estudio, la comprensión y la difusión del patrimonio”.

Manuel Villarruel agradeció el nombramiento y sostuvo que se enfocará en atender las acciones pendientes por el sismo de hace caso tres años.

“Seguiremos impulsando estas acciones, que merecen todo nuestro apoyo e interés. Es un gran orgullo, llego para trabajar y me siento muy honrado. Creo en el trabajo honesto, en el esfuerzo y en el trabajo interdisciplinario”, señaló y se comprometió a reforzar los esfuerzos institucionales referentes a la restauración, rehabilitación, readecuación y conservación de los monumentos históricos y bienes muebles afectados por los sismos de 2017.

“El daño fue mayúsculo, por lo cual este patrimonio ha tenido que recorrer un largo camino que ha implicado complejos procesos de evaluación, análisis y elaboración de proyectos, los cuales requieren la participación especializada de diversas disciplinas científicas, para que la restauración sea integral y para estar mejor preparados para futuros eventos naturales que, con certeza, seguirán sucediendo en el país”, concluyó.

Villarruel es arquitecto y maestro en Restauración de Sitios y Monumentos. Tiene más de 25 años de experiencia y se ha especializado en conservación del patrimonio cultural edificado y en programas de investigación para la UNESCO.