Cada que se aborda un tema como este es importante no destacar, sino asumir que la sexualidad femenina también tiene un lugar importante en la cultura; principalmente, cuando se trata del consumo de videos para adultos.

De acuerdo con las métricas lanzadas por Google Analytics en el 2019, al menos un 30% de las personas que buscaron contenido erótico fueron mujeres.

Estas cifras representaron significativas ganancias para estos sitios debido a que fueron alrededor de 30 millones de vistas por parte de féminas, por lo que los investigadores comienzan a romper paradigmas respecto a este comportamiento.

Los sexólogos advierten que aunque en su momento las mujeres pudieron haber considerado a la pornografía como una actividad denigrante, asquerosa o machista, las cosas han cambiado.

 

Un cambio considerable

De acuerdo a una encuesta realizada por la Universidad de Denver, en la actualidad hay más factores que promueven el hecho de que sean mujeres quienes se vuelvan consumidoras asiduas de este contenido.

Actualmente, los expertos han determinado al menos cuatro categorías en cuanto al consumo de contenido para adultos realizado por el género femenino.

Algunas lo hacen por mera curiosidad y desean aprender otras técnicas; también están aquellas que, al igual que los hombres, experimentan la lujuria y necesitan de contenido visual para alcanzar la excitación.

Tenemos también a aquellas que buscan contenido erótico de carácter feminista, mientras que algunas más prefieren verlo para ponerle un toque diferente al encuentro sexual con su pareja.

En la actualidad también se ha encontrado un creciente número de mujeres que gustan de fantasear con material de tipo BDSM o bien que por curiosidad comienzan a navegar en este tipo de videos.

Foto: Captura de Pantalla de YouTube