El retraso para retomar las actividades de la industria automotriz impuesto por el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta como medida ante la propagación del Covid-19, afectará las cadenas de producción que mantienen con Estados Unidos, de acuerdo con una publicación de la agencia noticiosa Reuters. 

En una entrevista realizada a Alberto Bustamante, director de comercio exterior de la Industria Nacional de Autopartes (INA), el representante del sector advirtió que no reactivar las actividades el lunes 1 de junio podría derivar en un paro de los procesos.

Desde la industria, agregó, se propuso al gobierno de Barbosa Huerta autorizar el arranque inmediato de un porcentaje de la plantilla de trabajadores de algunas de las empresas de autopartes que se encuentran en la entidad.

Según los cálculos de Bustamante estos representarían entre el 30 y el 50 por ciento de los obreros de las empresas consideradas y un 11 por ciento global de toda la plantilla de la industria automotriz en Puebla.

El reactivar la producción con unos 97 mil empleados, agregó en la entrevista, permitiría garantizar por un lado que continúen las cadenas de producción con Estados Unidos y por otro que no se ponga en riesgo a la población.

El representante del sector no detalló qué empresas de la industria automotriz entran en el esquema presentado a Barbosa Huerta y si este se ha analizado para darles luz verde en una fecha previa al 15 de junio, el día previsto para el reinicio de actividades económicas por el gobierno estatal.

El pasado 22 de mayo el gobernador de Puebla emitió un comunicado en el que se plantea que la industria automotriz que gira en torno a Audi y Volkswagen no reiniciaría actividades el 1 de junio pese a previsiones de reactivación económica a nivel nacional.