Tal parece que como humanidad no hemos aprendido nada, pues ahora las aguas del mar Mediterráneo se han visto infestadas con guantes quirúrgicos y cubrebocas, que forman parte de los insumos con los que nos hemos venido cuidando desde el inicio de la pandemia de Covid-19.

Fue un grupo de ambientalistas de Francia quien alertó sobre los residuos encontrando en el lecho del Mediterráneo, cerca del centro turístico en la rivera francesa de Antibes, con lo que intentaron generar conciencia a la vez que realizaron una exhaustiva limpia.

La semana pasada, el grupo Operation Mer Propre presentó un video que muestra cubrebocas y guantes que se encuentran dispersos en el lecho del mar, donde también se observan latas de cerveza, colillas de cigarrillos y más basura.

Además, el mismo grupo compartió las imágenes en internet, donde alertan a Francia y otros países que han reabierto gradualmente sus playas sobre que las condiciones de contaminación en el Mediterráneo podrían empeorar.

Un legislador local propuso endurecer las multas por tirar basura.

“Nos quedamos bastante sorprendidos para mal cuando comenzamos a ver guantes que estaban enterrados en la arena”, comentó Joffrey Peltier, fundador del grupo.

“Un cubrebocas parecía como una medusa, al principio no sabíamos exactamente qué era”, añadió.

Peltier comentó que la cantidad de basura generada por el virus sigue limitada, pero “es la promesa de la contaminación por venir si no se hace nada. En nuestra hermosa Cote d’Azur, sabemos que en cuanto comience a llover, toda la basura que viene de las alcantarillas terminará en el mar”.

La situación no cambia para tierra firme, pues los barrenderos en París también se han quejado del aumento de mascarillas tiradas en las aceras en momentos en que Francia comienza a relajar las medidas de confinamiento.

 

Foto: Facebook