Si después de un día extenuante en el cual sólo piensas en meterte a la cama para descansar y una vez allí no concilias el sueño, muy probablemente padezcas alguno de los varios trastornos de sueño que existen.

Pero no te preocupes, que aquí te presentamos seis causas que tal vez estén motivando esa incapacidad para dormir. Pero no todo está perdido, ya que también te diremos cómo podrías remediarlos.

 

Luces brillantes, nada recomendables

Hacia los últimos años se ha vuelto casi una rutina que cuando llega la hora de dormir dedicamos un rato a revisar las redes sociales o a ver cosas en Internet a través de los teléfonos, tabletas o simplemente a mantener el televisor encendido.

Lo que ocurre aquó es que esta luz brillante interrumpe el ritmo circadiano, por lo que confundes a tu cuerpo al pensar que es de día. La consecuencia resulta obvia.

 

Exceso de cafeína

A pesar de que el café es una de las bebidas preferidas por los adolescentes y adultos, su consumo en exceso puede provocar insomnio. Lo mejor es que, si puedes, evites consumirlo seis horas antes de ir a la cama.

 

Rutina nocturna de ejercicio intenso

Lo sabemos, el ritmo laboral de muchas personas obliga a los “esclavos” a realizar ejercicio por la noche; sin embargo, deben medirse bien los tiempos para que no interfiera con tu sueño.

Los expertos recomiendan terminar el entrenamiento entre dos y tres horas antes de irse a la cama.

 

Ataques de comida

La cena también cuenta como una de las comidas más importantes, además de que te alimentas sin presiones y te puedes dar algún gusto. No obstante, cenar en exceso podría volver pesada la digestión y repercutir en la calidad de tu sueño pasando una noche en vela.

Se recomienda que tomes una cena ligera y un té para que puedas conciliar el sueño sin mayor esfuerzo.

 

Alcohol

A pesar de que su consumo puede ayudar a quedar en ‘calidad de bulto’ en algunas situaciones, lo cierto es que también puede robarte el sueño. Lo peor es que al día siguiente despiertas más cansado. Esto ocurre porque el alcohol interrumpe la fase REM.

 

Temperatura de tu habitación

El calor excesivo que se aloja en algunas recámaras también puede generar trastornos de sueño. Habrá quien lo encuentre cómodo, pero no en todos los casos. La Fundación Nacional del Sueño recomendó que la temperatura ideal debería ser de 15 a 20 grados.

De corazón, esperamos que estos brevísimos consejos te sean útiles, pues un mal descanso es detonante del dañino estrés que nos aqueja a diario.

 

Foto: Twitter / Nasty Poet