Gloria lleva 10 años trabajando para el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Covid-19 es la segunda pandemia que le toca atender dentro de su labor de enfermería, la primera fue la influenza AH1-N1 y asegura que en nada se compara con esta.

 “La influenza es volátil, esta no, pero el ataque es peor, mucho más fuerte, por eso es tan complicado tratarla aún”, mencionó durante la entrevista telefónica con e-consulta. Recuerda que ella llegó a Metepec después de la AH1-N1 y sólo hasta ahora ha vuelto a tener miedo.

 Comentó que antes de entrar a la zona covid, comen y beben suficiente agua, esperan un tiempo para ir al sanitario, porque durante las próximas ocho horas no habrá posibilidad ni de hidratarse ni de alimentarse y menos de ir al sanitario, porque hay que estar con los pacientes de tiempo completo.

 “Yo tengo asignados dos pacientes, a los que debo atender al 100 por ciento porque cualquier error nos puede costar la vida a todos, cualquier descuido y nos contagiamos, por eso para entrar nos ponemos varias capas de material quirúrgico; empezamos por un uniforme quirúrgico, después uno blanco adherible, bata quirúrgica, dobles guantes y doble cubrebocas además de googles, así entramos a la zona covid en Metepec”, relató.

 En cuanto al miedo, señaló que pese a sentirlo, porque tiene familia e hijos que la esperan, trata de controlarlo, pues su experiencia con la Influenza le dicta que el miedo baja las defensas; “aunque si me contagio no le temo a la muerte, por eso ya platiqué con mis hijos para que estén conscientes de lo que puede suceder, aunque a lo largo de esas ocho horas, si llega un momento en que entra la ansiedad y la desesperación, porque la pasan muy mal los pacientes”, apuntó.

 Señaló que el gobierno de cada unidad médica debería considerar incluir en este grupo a un psicólogo, porque los pacientes y ellos mismos requieren de ese apoyo indiscutiblemente.

En el área por turno ingresan cuatro enfermeras, un médico, un asistente y una persona de intendencia, todo debe ser preciso, no deben existir errores, para evitar la propagación del covid-19.

 Metepec cuenta con 12 camas disponibles para pacientes agudos por este virus, el resto, los más graves, los que necesitan ventilador son enviados a otros hospitales en Puebla.

 En cuanto a la discriminación o malos tratos, aseguró que eso no sucede afuera, ni en su casa ni en la unidad habitacional donde habita; “eso sucede aquí mismo dentro del hospital, nos dicen el escuadrón suicida, aquellos que ya son más grandes de edad, médicos o enfermeras temen acercarse a nosotros, porque los vayamos a contagiar, no es necesario que nos traten mal afuera, eso es aquí dentro, nosotros lo queremos tomar a broma pero si nos afecta”, confirmó.

“Pero lo bonito de esto es ver a los pacientes recuperarse como el caso de Daniel o de Hugo, que pese a las enfermedades que tenían y que llegaron muy mal, saber que los dieron de alta es muy gratificante”, finalizó Gloria.