El gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta rechazó el ofrecimiento de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) de entregar a hospitales estatales la mitad de sus ventiladores mecánicos, al argumentar que con ello se alienta la idea de que el gobierno estatal planeaba desmantelar el nosocomio de la casa de estudios.

Según datos de la propia universidad, serían 32 los ventiladores que se podrían entregar a la administración estatal, de un total de 64.

El mandatario se dijo respetuoso de la decisión de la universidad de no reconvertir su hospital para que atendiera solo a personas con coronavirus y se concentre en atender otros padecimientos, al señalar que se trata de una decisión del rector Alfonso Esparza Ortiz, como máxima autoridad de la BUAP.

La semana pasada, el gobierno del estado y la BUAP polemizaron por la firma de un convenio de colaboración para atender a personas con Covid-19.

Además la administración estatal señaló que el Hospital Universitario no cuenta con la infraestructura necesaria para hacer frente a la contingencia. En contraparte, la universidad refirió que mediante el acuerdo de coordinación, el gobierno barbosista le pedía todos sus ventiladores mecánicos para atender a personas graves por Covid-19, pero ello le impediría cubrir otras emergencias.

Rechaza intención de desmantelamiento

En su conferencia de prensa de este lunes, el gobernador indicó que no aceptará la propuesta de recibir los ventiladores, al explicar que con ello la BUAP quiere crear una percepción de que el gobierno intentaba desmantelar su hospital.

“No vamos a ser nosotros parte de esa estrategia de crear la percepción de que teníamos la intención de desmantelar el hospital universitario, no, no es así como funcionan las cosas, entre instituciones las cosas son claras, son serias, son respetuosas, son en términos legales y no así, no nos gusta ser parte de ese tipo de acciones”, expuso.

Hay que recordar que el viernes pasado, la administración estatal realizó una revisión sorpresa en el nosocomio de la BUAP. La Secretaría de Salud señaló que la revisión sólo tuvo como fin garantizar la calidad del servicio y no la clausura del lugar.

Descarta la fuerza pública para mantener confinamiento domiciliario

Por otra parte, el gobernador reiteró que no se utilizará la fuerza pública para mantener a las personas en el interior de sus casas, pues señaló que se apuesta a la concientización de la población para tomar en cuenta que hubo un incremento en los contagios desde la semana pasada y así acatar las medidas sanitarias.

“No vamos a llegar a toques de queda, al uso de la fuerza para impedir que la gente salga de sus domicilios, pero necesitamos colaboración de la gente, la concientización de la gente”, comentó.

Señaló que la reconversión del Hospital de Traumatología y Ortopedia para atender a las personas con Covid-19 tiene un avance del 70 por ciento y esta misma semana podría recibir a personas. Insistió en que se reconvertirá otro nosocomio, pero evitó señalar cuál hasta que no esté listo.

Barbosa informó que los hoteles Fiesta Inn de la plaza comercial El Triángulo y el de la cadena Best Western que se encuentra en La Paz, abrieron sus puertas para alojar a personal médico que no pueda llegar a sus casas.

Además señaló que ante las fallas en el suministro de agua potable que hay en el municipio capitalino, se enviarán hasta 400 pipas de agua diariamente a las zonas más alejadas de esta región.