Supervisores de los Servicios de Salud del Estado arribaron este viernes al Hospital Universitario de Puebla (HUP) para hacer una revisión de sus instalaciones, luego de que el gobierno del estado acusara que el nosocomio prestaba un servicio irregular y que carecía de condiciones para atender casos de Covid-19.

La Secretaría de Salud señaló que la revisión sólo tuvo como fin  garantizar la calidad del servicio y no la clausura del lugar.

Personal del HUP dijo que los supervisores valoraron todas las áreas del hospital buscando irregularidades o alguna situación anómala a pesar de que el pasado 10 de abril se realizó una revisión donde el HUP obtuvo el nivel 2 de máximo cumplimiento en el 95 por ciento de los rubros calificados.

Empleados señalaron que no es regular que haya revisiones tan próximas, una de otra, y menos cuando se atraviesa una contingencia sanitaria en la que la entidad tiene 457 contagiados de coronavirus y 94 muertes por ese virus.

La inspección no entorpeció las labores del nosocomio y luego de concluida, las actividades siguieron su curso habitual.

BUAP confirma revisión

En un comunicado, la BUAP confirmó la revisión realizada por los Servicios de Salud del Estado, y destacó que "la visita de los funcionarios de la Dirección de Protección contra Riesgos Sanitarios (DPRIS), se presenta un día después de que el gobernador Luis Miguel Barbosa advirtiera que tomaría acciones contra la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP); esto por negarse a desmantelar su infraestructura de terapia intensiva para trasladar sus 32 ventiladores pulmonares a los Servicios de Salud del estado".

La BUAP también destacó que se obtuvieron resultados favorables en la primera revisión el pasado 10 de abril, por lo que dijo que no se explica la segunda revisión realizada este viernes a través de la dependencia encabezada por Jorge Humberto Uribe Téllez.

"Fue el pasado de 10 de abril cuando el Dr. Luis Daniel Torres Ortigoza y el Dr. Luis Enrique Gómez Salgado, Verificadores Sanitarios de la SS, realizaron la última inspección a las instalaciones del HUP, quienes fueron recibidos por su director general, Dr. Eulalio Morales Palacios", señaló el comunicado.

Se extiende más de 8 de horas la revisión

Durante el tiempo que duró la revisión ninguna de las actividades en el nosocomio se vio afectada. Este medio pudo constatar que el acceso y salida de los trabajadores, en sus horas de comida o cambio de turno, se realizaron sin ningún contratiempo, además de que el acceso a visitas y en el área de urgencias se mantuvo normal.

Asimismo se pudo constatar cómo los supervisores de la DPRIS salían ocasionalmente del nosocomio para ir a la tienda Oxxo o para fumar un cigarro estando a unos metros de la puerta principal del nosocomio, situación que realizaron hasta que se percataron de la presencia de medios de comunicación.

Posteriormente siguieron saliendo pero lo hicieron con sudaderas o alguna prenda que cubriera los logos de la Secretaría de Salud en sus camisas blancas, donde también ocultaban los gafetes que los acreditan como personal de la Secretaría de Salud.

La revisión se extendió varias horas. Los primeros en salir fueron tres supervisores que salieron del nosocomio y caminaron hasta la 13 Sur, donde abordaron un automóvil Chevrolet Aveo blanco, sin logos de la Secretaría de Salud.

El resto de los supervisores salió alrededor de las 21:15 horas. Al igual que los primeros, abordaron vehículos Chevrolet Aveo grises y blancos y se retiraron del lugar sin equipo especial y solo con algunos documentos en las manos, protegidas por guantes y cubrebocas.
 

No se trata de ninguna clausura: Salud

Por parte, la Secretaría de Salud informó que personal de la Dirección de Protección contra Riesgos Sanitarios (DPRIS), realizó “una verificación para dictaminar, como autoridad sanitaria, la correcta prestación del servicio de salud por parte del Hospital Universitario a sus derechohabientes, como lo faculta la ley”.

En un comunicado señaló:  “No se trata de ninguna clausura, como falsamente se ha difundido a través de señalamientos, cuya intención es ganar protagonismo político.

Esta Secretaría es una autoridad sanitaria que tiene la facultad para revisar el correcto funcionamiento de los nosocomios y que los servicios sean viables para las y los poblanos.

Por decreto del gobernador Miguel Barbosa Huerta, esta dependencia otorga atención completa y gratuita a trabajadores, estudiantes y jubilados de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), así como a las familias de los derechohabientes.”

El convenio que no se firmó

El pasado 20 de abril y al frustrarse la firma de un convenio de colaboración entre el gobierno del estado y la BUAP, el gobernador Luis Miguel Barbosa aseveró que el Hospital Universitario no tenía la infraestructura necesaria para atender a pacientes con Covid-19 e incluso dijo que había irregularidades en la edificación del inmueble que data de la década de los 60.

Un desplegado de los 43 directores de unidades académicas de la BUAP respondió así al señalamiento: "Nos parece de suma ignorancia declarar sobre una posible auditoría a una construcción que data de la década de los años sesenta, en la que intervinieron tanto la Secretaría de Salud de la época como la Fundación Mary Street Jenkins”.

El gobernador Barbosa, por su parte, al insistir en que el HUP carece de infraestructura invitó a los derechohabientes universitarios que requieran atención por coronavirus, a ser atendidos en hospitales del gobierno estatal.

La BUAP, en el desplegado firmado por sus directores explicó que la propuesta de convenio estipulaba que el HUP  haría entrega de sus ventiladores, monitores cardíacos y bombas de infusión a los Servicios de Salud durante el tiempo que durara  la pandemia, además de que prestaría a sus especialistas, enfermeras y radiólogos, lo que  a la universidad le pareció inaceptable porque –aseguró-  se pondría en riesgo a los más de 23 mil derechohabientes del hospital.