Investigadores del Imi Spallanzani en Roma, Italia, aislaron el nuevo Covid-19 de las lágrimas de un paciente, con lo que lograron comprobar que el virus es igualmente activo y potencialmente infeccioso por las secreciones oculares de las personas infectadas, aun si sus muestras respiratorias muestran resultados negativos.

Este descubrimiento se publicó en la revista ‘Annals of Internal Medicine’, donde se evidencia que los expertos habrían utilizado un hisopo ocular después de tres días de que un paciente se mantuvo hospitalizado por infectarse de coronavirus, además de padecer conjuntivitis bilateral.

Posteriormente, lograron aislar el virus, con lo que demostraron que éste es capaz de replicarse en la conjuntiva. Tal hallazgo ya fue comunicado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) antes de publicarse en la revista científica.

El trabajo puso de manifiesto que los ojos son, además de una puerta de entrada al virus, una fuente potencial de contagio.

Por ello, los investigadores recomendaron utilizar gafas y realizarse exámenes oftamológicos.

“Se necesitarán más estudios para verificar cuánto tiempo el virus continúa activo y potencialmente infeccioso en las lágrimas. El análisis molecular detecta solo la presencia de ARN viral en la muestra y sólo el aislamiento del virus en un cultivo celular puede demostrar su capacidad infecciosa", comentaron los expertos.

Foto: Twitter / @Haceinstantes