En el Congreso de Puebla solicitaron al gobernador Miguel Barbosa Huerta rentar hoteles para albergar a médicos, enfermeras y todo el personal de salud que ahora evita ir a sus casas por temor de contagiar Covid-19 a sus familias.

La propuesta busca que se genere un convenio entre el gobierno y el sector privado, para que los establecimientos que ahora sufren pérdidas económicas sean rentados con recursos públicos a menor costo para ayudar a los trabajadores de la salud, que en estos días han optado por dormir en los hospitales o en sus vehículos.

La petición fue hecha por el diputado Raymundo Atanacio Luna (del PT), quien refirió que es injusto que en medio de la crisis el llamado “ejército blanco” duerma en el piso de los hospitales.

Tras extenderse la cuarentena hasta el 31 de mayo, reconoció que el sector hotelero es uno de los más golpeados por los efectos de la pandemia, por lo que consideró viable un mecanismo en el que puedan operar con las medidas de prevención, obtengan un ingreso y a la vez ayuden.

“De manera respetuosa le propongo al gobernador y a los empresarios hoteleros firmar un convenio, a fin de beneficiar al ejército que está haciendo frente al Covid, creo que es una forma muy sensible de ayudarlo ahora que está luchando por salvar vidas”, refirió.

Para materializar su propuesta el legislador presentaría un punto de acuerdo, a fin de que sea votado por la Comisión Permanente y la petición llegue por escrito al gobernador.

Atanacio Luna aseguró que también ha apoyado desde su trinchera, con insumos de limpieza para desinfectar hospitales y centros de salud de su distrito (Tepeaca), además de la entrega de cubrebocas gratuitos a la población.

 

Van por penas por agresiones

Por su parte el panista Oswaldo Jiménez López formalizará su iniciativa para tipificar como delito las lesiones contra el personal médico y castigarlas de forma más severa que los daños contra cualquier otra persona.

Las penas llegarían hasta los 13 años y cuatro meses de cárcel, así como multas de 49 mil 226 pesos si los daños son permanentes; si son temporales, el castigo sería de un año, pero si la recuperación de la víctima toma más de 15 días, se elevaría a dos años.

Foto: Agencia Enfoque