Un mes después de iniciar la cuarentena por Covid-19, el Congreso de Puebla por fin llegó a un acuerdo para sesionar por internet, aunque no se aclaró la validez legal de las sesiones previas que se realizaron sin reglas de operación.

A falta de un marco legal para las sesiones en línea, este viernes se presentaron lineamientos especiales que permitirán a la Comisión Permanente y al resto de las comisiones sesionar para atender asuntos prioritarios a distancia.

Sin embargo, se dio la libertad a los diputados para decidir si las sesiones son transmitidas o no al público. 

“Por regla general (las sesiones) serán públicas y transmitidas en vivo, con excepción de las correspondientes a la Junta de Gobierno o aquellas que la Comisión Permanente, las comisiones generales, especiales o transitorias o comités así lo acuerden”, advierte el punto 4 del acuerdo.

El documento enfatiza que las sesiones deberán centrarse en asuntos referentes a la contingencia sanitaria, pero no prohíbe que se aborden otros temas.

También precisa que se deberá sesionar por medio de una misma plataforma habilitada por el Congreso del estado y habrá documentación especial para dar validez a lo aprobado. 

En el limbo sesiones pasadas

El acuerdo no se refiere a la validez de las sesiones que realizaron previamente las comisiones de Gobernación y Bienestar, ni la a legalidad de sus actos y dictámenes aprobados. 

La panista Mónica Rodríguez Della Vecchia, presidenta de la Mesa Directiva y la Permanente, así como Gabriel Biestro Medinilla, presidente de la Junta de Gobierno, evadieron precisar cómo se sostiene la legalidad esas sesiones, a pesar de que en su momento el PAN y el PRI las reprobaron. 

En rueda de prensa virtual, los diputados solo refirieron que este formato se utilizará de aquí en adelante y posiblemente se replique para las sesiones del pleno, una vez que inicie el periodo ordinario el 15 de mayo.

Biestro Medinilla adelantó que para el pleno podría haber sesiones presenciales con los 41 diputados, pero en un espacio abierto y con medidas de prevención especiales.

Para esto abrió la posibilidad de cambiar la sede del Poder Legislativo, dado que la cuarentena se extendió en Puebla hasta el 1 de junio y el retorno a la normalidad no será inmediato, sino gradual.

Descartó de nuevo cambios al calendario legislativo y aseguró que los diputados laborarán conforme a lo establecido luego de que la Secretaría de Salud federal indicó que los trabajos legislativos son una actividad esencial que no amerita suspenderse.