Frente a las complicaciones económicas que atraviesa la comunidad Teziuteca por falta de empleo aún hay muestras de apoyo y solidaridad para desempleados, adultos mayores, madres solteras y niños durante esta contingencia por Covid-19, tal es el caso de una ciudadana de nombre Dulce Maria Hernandez Becerra quien regala comida a los más necesitados.

Esta iniciativa sin fines de lucro, inició el pasado 6 de abril a través de su cuenta de Facebook donde invitaba a la gente que se encontrara sin empleo y necesidad de alimentos, para acudir a su domicilio en Calle Victoria de esta ciudad de Teziutlán .

“Hola amigos les recuerdo que voy a regalar comida el día de hoy a las personas que lo necesiten personas que no tengan trabajo, madres solteras, personas de la tercera edad sin un fin político o lucro también les recordamos que no somos ni pertenecemos a ninguna asociación los espero”. 

Hernández Becerra con sus propios recursos y sin fines políticos, ha beneficiado casi a doscientas personas con comidas que reparte fuera de su domicilio en horario de 2 a 4 de la tarde, donde las personas que asisten llevan consigo sus trastes o contenedores para llevar sus alimentos. 

Pese a los gastos que representa alimentar a casi doscientas personas, Dulce María ha dado muestras de solidaridad con estos hechos, mientras que otros tantos se dedican a desacreditar o criticar actos de apoyo hacia políticos autoridades, en el anonimato Dulce María realiza lo que pocos desprendiéndose de sus ingresos para donarlos a través de estos alimentos.

 Gracias a su disposición, ya ha habido habitantes que la han apoyado con verdura y despensa para continuar con esta labor, a quienes agradeció por sumarse a este esfuerzo “como sociedad debemos sumarnos en lugar de criticar hay que hacer algo por nuestra gente”. 

Y es que dijo que hay personas que no tienen ya la posibilidad de comprar el tanque de gas, por la falta de recurso y ante esta situación tuvo la iniciativa de donar los alimentos ya preparados.

Luego de 10 días realizando esta labor en la que cocina diariamente casi para las doscientas personas, Dulce María junto con su familia beneficia sin necesidad de pertenecer alguna asociación, o grupo político a personas de los barrios y comunidades de Teziutlán , incluso han llegado familias a recibir sus alimentos de municipios vecinos.