Con la Institución de la Eucaristía, el arzobispo Víctor Sánchez Espinosa ofició la misa de Jueves Santo en donde por primera vez se omitió la representación del lavatorio de pies que año con año se realiza por parte del líder de la grey católica en Puebla.

La tradición litúrgica de la iglesia que contempla el Jueves Santo tuvo que suspenderse por las medidas sanitarias.

Con las puertas de Catedral cerradas y solo con el personal indispensable presente, los fieles tuvieron que acoplarse a seguir la misa de las 18:00 horas desde la radio y las redes sociales de la Arquidiócesis de Puebla que transmitió la misa por Facebook Live.

"Dentro de esta celebración de la cena del señor, sobre todo a partir del Vaticano segundo, otro rito otra celebración, es el lavatorio de los pies, que hoy también sea suspendido, pero en Puebla ya con una antiquísima tradición el lavatorio de los pies (...) normalmente lo hacíamos con los abuelitos del asilo de Santa Inés", expresó.

En la misa, el arzobispo Víctor Sánchez Espinosa aprovechó para dedicar las oraciones y la celebración eucarística a las víctimas del Covid-19, la pandemia mundial que ha paralizado no solamente las actividades eclesiásticas sino a la industria y sociedad en general.

"En nuestra celebración pidamos de una manera especial por todos aquellos  hermanos que están sufriendo por esta situación que estamos viviendo en el mundo, está pandemia, por los que han muerto, por los que están enfermitos para que el señor los fortalezca desde la salud, por sus familias", expuso el sacerdote.

Además por esta ocasión y las circunstancias que se viven se ha suspendido la misa crismal, la cual se espera poder realizar en junio próximo, según adelantó Sánchez Espinosa.

El arzobispo también celebró que sus pares en otras parroquias al interior del estado hayan privilegiado la salud de sus fieles y hayan optado por oficiar las misas y transmitirla a través de plataformas como Facebook Live.

"Saludo a todos mis hermanos sacerdotes, que también a puertas cerradas desde sus parroquias, a través de las redes sociales, están celebrando estos sagrados misterios les he pedido que están en su comunidad, celebrando en privado e invitando a todos a que permanezcan en casa", externó.

De forma simbólica el arzobispo hizo el traslado de la reserva eucarística del santísimo, ya que este acto es el origen de la visita de las 7 casas, actividad que también quedó suspendida este año y que es otro de los íconos en estas fechas católicas.

"Queridos hermanos, vamos a hacer el traslado de la reserva eucarística del santísimo al tabernáculo, este era el origen de la visita de las 7 casas, porque en cada iglesia quedaba un tabernáculo un trono y las familias, los fieles visitaban distintas Iglesias era la visita de las 7 casas (...) también desde sus hogares hagan ese mismo recorrido", manifestó.