En el Congreso de Puebla no prevén regular la prostitución en el corto plazo, pues diputadas coincidieron en que primero se debe ofrecer otras opciones de trabajo a las sexoservidoras y otorgarles derechos laborales.

Mientras el ayuntamiento de la capital alista una regulación que incluso incluirá multas a los consumidores, en el poder Legislativo no se contemplan medidas para el resto del estado.

Rocío García Olmedo (del PRI) y María del Carmen Cabrera Camacho (del PT), presidentas de las comisiones de Igualdad de Género y Procuración de Justicia, señalaron que el asunto requiere un análisis profundo que por ahora no se planea iniciar.

Esto a pesar del crecimiento desmedido de la prostitución en la ciudad de Puebla y la zona conurbada, que se ejerce en la vía pública, moteles y casas de citas clandestinas señaladas de trata y narcomenudeo.

Si bien las legisladoras coincidieron en que la prostitución va ligada directamente con la trata de personas y urge una regulación, admitieron que falta disposición y coordinación entre legisladores, el gobierno de Puebla y el de los estados vecinos, especialmente Tlaxcala, para combatir el problema.

La falta de un diagnóstico oficial sobre la prostitución; el desconocimiento de las redes que operan el mercado y la situación de quiénes ejercen por obligación y quiénes no, así como la falta de voluntad política son algunos de los factores que impiden comenzar el análisis del tema.

Por ello coincidieron en que resulta positivo que el ayuntamiento inicie una regulación, pues está facultado para ello, pero consideraron que la estrategia planteada hasta ahora está incompleta.

 

Sugieren estrategia antes de multas

García Olmedo reconoció que combatir la demanda de la prostitución es importante, pero advirtió que imponer multas a los clientes no soluciona el fondo del problema.

En entrevista enfatizó que muchas mujeres ejercen la prostitución por falta de preparación y oportunidades laborales, por lo que sugirió atender primero este problema.

También enfatizo en que hay otro sector que labora por voluntad, y la gran mayoría tiene familia, así que el castigo a los consumidores no les beneficiaría, además de que la situación en que operan es insegura, insalubre y desordenada.

Ante esto pugnó porque la regulación no sea restrictiva ni persecutoria, sino incluyente, para permitir la prostitución voluntaria con garantías y derechos para quien la ejerza.

 

La capital podría ser ejemplo

Cabrera Camacho consideró por su parte que la iniciativa en la capital podría abrir el debate en torno al problema, pues denunció que los gobiernos y legislaturas pasadas evadieron al tema porque incluso se beneficiaban de él.

A la corrupción y la complicidad entre autoridades atribuyó que el asunto haya sido ignorado por mucho tiempo, hasta desbordarse como ahora en el Centro Histórico, por lo que urgió a dejar de “voltear a otro lado” y por fin afrontar el fenómeno.

La alcaldesa de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, anunció una regulación de la prostitución en la capital debido al exceso de sexoservidoras en el primer cuadro de la ciudad, pero la normatividad se retrasó por la contingencia de Covid-19.

Foto: Especial