Siguiendo las recomendaciones emitidas por la arquidiócesis y las instancias de gobierno, La feria anual en honor al Señor del Calvario, imagen que llegó hace 248 años al municipio de Petlalcingo fueron canceladas de manera oficial, para evitar cualquier contagio del coronavirus.

Tras un acuerdo entre el gobierno municipal y mayordomos de los festejos del señor del calvario y representantes de la iglesia católica tomaron la decisión de unirse a la jornada nacional de “Sana distancia”, misma que suspende todos los eventos públicos, deportivos, sociales y religiosos que presenten la aglomeración de personas.

Ante esta situación la feria de Petlalcingo 2020 en honor al señor del calvario que se llevaría a cabo del 21 al 27 de abril quedó oficialmente cancelada en común acuerdo con las autoridades eclesiásticas.

El mandatario municipal, filadelfo Vergara Tapia expresó que como petlalcinguenses la feria es un acontecimiento muy esperado y que los llena de emoción: “sin embargo como organismo gubernamental tenemos la obligación de acatar las disposiciones emitidas por nuestro gobierno estatal y federal, lamentando esta determinación”, concluyó.

Mayordomos de los festejos religiosos del Señor de la Paz informaron que ya tenían preparado gran parte de los eventos, entre ellos la labranza de cera, muchas familias ya habían donado pollos y chile para la comida, “Pero lamentablemente este año nuestro señor del calvario no tendrá su festejo”.

Para las familias petlalcinguenses estos festejos representan una tradición muy arraigada, a una escultura de madera de principios del siglo XVII, que, de acuerdo a la tradición oral, hace tiempo un grupo de personas la llevaban a cuestas con dirección a la costa oaxaqueña, pero al pasar por este pueblo, en el lugar conocido como El Amate, cerca del ojo de agua, decidieron tomar un descanso de dos días para después continuar con su camino.

Se cuenta que el día de su partida, la imagen del Cristo se puso muy pesada al grado de solicitar apoyo a los pobladores de este lugar, que al ver que no podían ni moverla, decidieron negociar con las autoridades de este pueblo para que adquirieran esta imagen y después de haber llegado a un buen trato, la imagen se quedó en este lugar y con el apoyo de la población, se logró la construcción de su capilla, donde actualmente se venera y donde antiguamente estaba el camposanto.

Con el paso del tiempo, su festividad se hizo tan importante debido a la larga lista de milagros realizados, convirtiéndose en la actualidad en la feria principal de este municipio y de la región.