El incremento de delitos en Puebla a pesar del aumento de las penas se debe a la descomposición del tejido social, la ausencia de valores y la ruptura del núcleo familiar, argumentaron los poderes Legislativo y Judicial del estado.

Héctor Sánchez Sánchez, presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), defendió este lunes la labor de jueces y magistrados y negó que la incidencia delictiva sea únicamente su responsabilidad por los niveles de impunidad.

En rueda de prensa la presentar el foro “Desafíos del Proceso Penal”, el magistrado defendió que los índices de criminalidad se derivan de “una cadena” donde “todos tenemos responsabilidad”.

Pidió no buscar a un único culpable y colaborar para mejorar “la cultura” de la gente e incentivar la prevención del delito para “pacificar” al estado.

“Necesitamos fortalecer la cultura, la prevención del delito. Es una cadena, inicia en las políticas públicas, las tareas de prevención, investigación, administración de justicia y la reinserción social. Es toda una cadena, no podemos señalar de quién depende, porque depende de todos nosotros”, apuntó.

Delitos nacen en casa

El presidente del Congreso del estado, Gabriel Biestro Medinilla, aseguró que el 70 por ciento de los delitos “nace en el núcleo familiar”, por lo que atribuyó a la desintegración familiar el alza en la incidencia delictiva.

“Tiene que ver con lo que nace en casa, el 70 por ciento de los delitos nace en el núcleo familiar. Tiene que ver con la necesidad de ir a trabajar, tiene que ver con el alejamiento de los padres con los hijos”, aseveró.

En entrevista el coordinador de los diputados de Morena consideró que el tejido social está roto y de él se deriva la violencia, además de que factores como la corrupción, la impunidad y la falta de capacitación de servidores públicos abonan a la criminalidad.

Falta presupuesto y limpiar instituciones

A criterio de Biestro Medinilla, el aumentar las penas de los delitos no ha sido un error, pero falta profesionalizar a los policías, acabar con la impunidad, “limpiar” de corrupción las instituciones y recomponer el seno familiar.

“No es una fórmula, son muchas cosas y muchos factores. Tiene que ver con la especialización de la policía, la limpieza de las instituciones y una situación de largo plazo, que es la educación y la integración familiar”, apuntó.

Sánchez Sánchez coincidió en que se debe capacitar a policías, peritos, jueces y magistrados en administración de justicia, pero también pugnó por más personal.

Esto lo llevó a demandar un mayor presupuesto para el poder Judicial, con la promesa de que, con más recursos y personal capacitado, se agilizará el acceso a la justicia y esto disminuirá la impunidad.

Habrá reformas

La diputada María del Carmen Cabrera Camacho (del PT), presidenta de la Comisión de Administración y Procuración de Justicia en el Congreso, sostuvo que derivado del foro habrá propuestas para reformar y robustecer el sistema penal del estado.

En su intervención como promovente del foro, reconoció deficiencias en la impartición de justicia y afirmó que con modificaciones se adecuará al estado el polémico “nuevo” sistema penal acusatorio.

En el foro se mencionó la necesidad de establecer protocolos más estrictos para integrar carpetas de investigación que impidan la salida de probables responsables por incumplirse su debido proceso, así como establecer en el Código Penal los derechos de los detenidos, para que sean claros y las posibles violaciones a estos no queden a interpretación de un juez como ahora.