Ante el reto de sostener los crecientes gastos de los programas sociales del gobierno federal, se hace impostergable una reforma fiscal para el año 2021, señalaron especialistas.

“La apuesta de este gobierno es sobrevivir este año como pueda y para mediados del próximo, hacer una reforma fiscal”, señaló Carlos Hurtado López, director del CEESP, según una nota del diario El Financiero.

Añadió que “el 2021 va a ser un reto importante para las finanzas públicas, porque para el ritmo que está tomando el gasto público y que puede tomar todavía en este año, las fuentes de ingresos pueden no ser suficientes y algo habrá que hacer, creo que es el año en el que se puede estar planteando una reforma fiscal”.

Señaló que para el presente año se descarta un recorte al presupuesto, porque hay recursos del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP), pero para 2021 se prevé  una reforma fiscal con la complejidad que ésta representa.

El director del CEESP expuso que en el Presupuesto Federal 2020 se sobreestimaron los ingresos, al anticipar que la economía crecerá 2 por ciento, el doble del promedio estimado por especialistas del sector privado y organismos internacionales. Esto, dijo, tendrá una repercusión en los ingresos tributarios aunado a lo poco probable que se ve alcanzar la meta de la plataforma petrolera de exportación de 1 millón 951 mil barriles diarios.

Por su parte,  Adrián de la Garza, director de Análisis Económico de Citibanamex dijo que “si pensamos que habrá menor crecimiento en este año respecto de lo que espera Hacienda, para abril estaríamos viendo que la actividad no fue tan optimista como lo planeó y posiblemente veamos una necesidad de recorte al gasto; ahí, en ese momento es cuando se podría anunciar que se hará uso del FEIP, que es difícil de prever en cuánto”.