El ciudadano Gabriel Cortés pidió investigar la denuncia de la que es objeto por presuntamente haber golpeado a su hija, de tres años de edad, proceso en la que supone hay influyentismo pues la madre de la menor es sobrina de Vanessa Barahona, funcionaria del SEDIF.

Como resultado de la denuncia, la menor fue internada en la Casa de la Niñez Poblana.

En el Martes Ciudadano, Cortés explicó el caso y recibió la promesa de que se revisaría aunque hasta ahora el Sistema Estatal Para el Desarrollo Integral de la Familia (SEDIF) da por válida la versión de la denunciante.

Cortés pide investigar la relación entre su esposa Ana Paola Tanús y Vanessa Barahona, actual secretaria ejecutiva del Sistema de Protección Integral de Niños, Niñas y Adolescentes, del SEDIF.

A la relación familiar de la funcionaria y la madre denunciante se suman inconsistencias en el proceso que se inició en su contra, agregó.

Para el padre de la niña, la intervención del SEDIF es una forma de frenar los avances en la obtención de la custodia.

En diciembre pasado, explicó Cortés, un juez resolvió que temporalmente tendría la custodia de la niña entre semana y su madre lo haría en fines de semana, mientras esperan una nueva audiencia programada para marzo en la que se evaluará la situación para definir una custodia definitiva.

El fin de semana antepasado la madre no regresó a la hija con su padre, como estaba pactado, y en cambio se iniciaron las acusaciones.

Fue hasta el jueves 13 del mismo mes cuando autoridades del SEDIF confirmaron a Cortés de una investigación en su contra y de la estadía de la menor en el albergue.

La petición al gobernador Luis Miguel Barbosa, dijo, es que considere los antecedentes en el proceso de la obtención de custodia y el vínculo familiar de Tanus y Barahona.

"Quiero confiar en las autoridades, principalmente en el señor gobernador que ya está enterado del tema y que no permita que se cometa una injusticia porque sería cómplice", agregó.

Ante los señalamientos del padre de la menor, ayer se pidió una postura al SEDIF y a Barahona.

En la dependencia se informó que por apego a la investigación en curso y por la protección de los derechos de la menor no hay más información que la confirmación del caso.

La funcionaria informó mediante mensajes de texto que estaba interesada en dar su versión en una entrevista, que no se concretó hasta la mañana de este miércoles.

El fin de semana pasado Barahona expresó mediante sus redes sociales personales que Cortés buscaba desviar antecedentes de violencia intrafamiliar y que su sobrina había recurrido al SEDIF para resguardar la integridad de la menor.