El arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, calificó como preocupante la violencia feminicida que se está viviendo en el país y consideró que las autoridades están haciendo su parte pero hace falta colaboración de la sociedad.

En entrevista posterior a la misa dominical en la Catedral de Puebla, el arzobispo señaló que uno de los casos más recientes y qué causó gran indignación fue el de la poblana Ingrid Escamilla, asesinada en la Ciudad de México.

Dijo que, desde su perspectiva, las autoridades están haciendo su trabajo con acciones como la Alerta de Género, sin embargo consideró que aún falta más apoyo por parte de la sociedad para entender la importancia de la no violencia contra las mujeres.

"Sucedió en México, pero bueno, era una poblana (Ingrid). Yo creo las autoridades, por lo que escucho, están haciendo su parte y ahora nos toca a nosotros hacer apoyar a la sociedad en general, apoyar a las instituciones en todo el trabajo que están haciendo en la no violencia contra las mujeres", expuso.

Sánchez Espinosa dijo que la fe católica siempre se ha preocupado por inculcar la importancia que tiene la mujer en la sociedad y en la confirmación de la familia tradicional.

"La mujer - yo siempre se los he dicho-, es la base de la familia. La mujer madre, la mujer indígena, la mujer campesina, la mujer trabajadora. Entonces es algo de lo más sagrado en la familia", expuso Sánchez Espinosa.

El feminicidio de Ingrid Escamilla a manos de su pareja sentimental, ya detenido y vinculado a proceso, causó una gran indignación no solo por la violencia con la que se cometió sino por la revictimización de la poblana.