Con manifestaciones en el Hospital Para e Niño Poblano (HNP) y la Jurisdicción Sanitaria de Huauchinango, organizaciones campesinas demandaron el cumplimento a recomendaciones de derechos humanos en nosocomios del estado y atención a faltantes. 

De acuerdo con integrantes del Coordinadora Nacional Plan de Ayala Movimiento Nacional (CNPA MN), en el hospital de Cuetzalan siguen sin resolverse recomendaciones que datan de 2016 y 2018.

En ellas, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) ordenó reparar daños a mujeres que no recibieron atención adecuada y mejorar las condiciones del inmueble. 

La primera recomendación tuvo que ver con la carencia de medicamentos, la falta de una ambulancia y de personal médico especializado en ginecología y obstetricia para atender a una mujer embarazada de 21 años de edad, lo que provocó la muerte de su hijo.

Dos años después se emitió otra recomendación, por una indígena náhuatl de 16 años de edad, que debió enfrentar 96 horas de internamiento para ser atendida en labores de parto y ello concluyó también con la muerte de su bebé.

En el caso del HNP se agregó que población campesina se ha visto afectada por falta de medicamentos que ahí se suministran. 

Como ejemplo expusieron el caso de una familia de la zona de Libres que ha tenido que gastar más de 800 pesos por la falta de fármacos cuando de por sí asumen gastos frecuentes para trasladarse a la capital. 

En su organización, agregaron, están conscientes de que las deficiencias en los servicios del nuevo Instituto Nacional de Salud Para el Bienestar (Insabi) no son responsabilidad del personal médico. 

En las experiencias con las que se han encontrado en hospitales rurales, detallaron, una situación que se repite con frecuencia es que los servidores públicos no cuentan con insumos suficientes.