Panistas encabezados por el exalcalde de Tecamachalco, Inés Saturnino López Ponce, salieron a defender a la dirigente estatal del partido, Genoveva Huerta Villegas, tras las quejas de exmorenovallistas por sus recientes designaciones y despidos.

En rueda de prensa el expresidente municipal denunció este domingo que algunos militantes han generado un “revuelo” interno y mediático por intereses personales.

Sin precisar nombres reprochó a estos panistas que “ya no es la época de los nombres y apellidos”, por lo que pidió que no consideren que merecen mayores privilegios que el resto de la militancia.

Señaló que ahora todos los panistas son iguales y requieren ser tomados en cuenta sin importar la corriente o grupo político del que forman parte.

En su opinión se pretende dividir al partido para tomar el control del mismo de cara a las elecciones intermedias de 2021, en el que se disputarán alcaldías y diputaciones locales.

Ante esto llamó a la unidad al interior del partido, tras advertir que una fractura beneficiaría a las fuerzas políticas en el poder.

A la vez pidió la intervención de la dirigencia nacional, para que medie el conflicto de los panistas y volteé a ver a los del interior del estado.

Lo mismo pidió a la dirigencia estatal, pues reprochó que en la Comisión Permanente y demás órganos de dirección no se incluyó a liderazgos de municipios fuera de la zona metropolitana de la capital.

Todo esto luego de que panistas que eran parte del círculo cercano del exgobernador Rafael Moreno Valle han reprobado las decisiones recientes de Huerta Villegas e incluso formaron un bloque para enfrentarla.

Entre ellos se encuentra el exdiputado local Pablo Rodríguez Regordosa y su esposa, Mónica Rodríguez Della Vecchia, recientemente destituida de la coordinación parlamentaria en el Congreso del estado.

A ellos se suman el dirigente del PAN en Puebla capital, Jesús Zaldívar Benavides y su esposa, Amparo Acuña Figueroa, igual removida hace unos días de la Secretaría de Promoción Política de la Mujer.

Los exdiputados locales Jorge Aguilar Chedraui y Mario Riestra Piña, la excandidata a la gubernatura Ana Teresa Aranda Orozco, así como el exalcalde de Puebla, Eduardo Rivera Pérez, también forman parte de los inconformes, aunque los dos últimos no eran afines a Moreno Valle e incluso eran sus críticos, pero tras su muerte se unieron a los morenovallistas.

A López Ponce lo acompañaron este domingo liderazgos municipales de la región de Tepeaca y Tecamachalco, que se agrupan en la organización “Regiones por Puebla”.

Foto: Agencia Enfoque