Los recientes despidos y nombramientos realizados por la presidenta del PAN en Puebla, Genoveva Huerta Villegas, generaron un choque entre diputados y liderazgos que ahora alistan un bloque de resistencia contra la dirigencia.

Las inconformidades se deben a la destitución de Mónica Rodríguez Della Vecchia de la coordinación parlamentaria en el Congreso del estado y de Amparo Acuña Figueroa de la Secretaría de Promoción Política de la Mujer del PAN, así como el nombramiento de Irving Vargas Ramírez como nuevo representante del partido ante el IEE.

Rodríguez Della Vecchia fue remplazada por el diputado Oswaldo Jiménez López, sobrino del exgobernador Antonio Gali Fayad, mientras que Acuña Figueroa aún no tiene sustituta, pero su salida se atribuye a que su esposo, Jesús Zaldívar Benavidez (líder del partido en la capital) ha tenido diferencias con la dirigente panista.

A la vez causó reclamos la sustitución de Óscar Pérez Córdoba Amador de la representación ante el Instituto Electoral del Estado (IEE) por Vargas Ramírez, quien presuntamente es pareja sentimental de Huerta Villegas.

La oposición

Rodríguez Della Vecchia se opuso a su remoción y desconoció el nombramiento de Jiménez López, además de que lo calificó de inválido.

En entrevista este miércoles señaló que la designación del coordinador de la bancada corresponde a la dirigencia estatal, de acuerdo con los estatutos del partido, pero según la Ley Orgánica del poder Legislativo, se requiere un acuerdo de los diputados.

Por lo anterior consideró inválida la designación de su compañero y aseguró que se mantiene como líder de la fracción en tanto no se celebre el acuerdo entre los cuatro integrantes.

La diputada Nancy Jiménez Morales respaldó la postura de su compañera, mientras que Raúl Espinosa Martínez evadió dar su opinión al respecto.

Solo refirió que “faltó comunicación” entre la dirigencia y los legisladores, pero aseveró que en unos días se dará el acuerdo al que aludió Rodríguez Della Vecchia.

Jiménez López se ausentó de la sesión ordinaria del Congreso de este miércoles y no respondió las llamadas que se le hicieron para solicitarle una postura.

Forman resistencia

Para hacer frente a las decisiones de Huerta Villegas, los panistas que se vieron afectados alistan un frente de resistencia, según versiones periodísticas, en el cual se encuentran Rodríguez Della Vecchia; su esposo, el exdiputado local Pablo Rodríguez Regordosa y los también exlegisladores Jorge Aguilar Chedraui y Mario Riestra Piña, es decir, algunos de los que formaban el círculo cercano del difunto exgobernador Rafael Moreno Valle.

Rodríguez Della Vecchia confirmó que en días recientes los personajes mencionados se han reunido para abordar temas del partido, pero rehuyó a dar detalles respecto a la oposición que tendrán hacia la dirigencia.

Huerta admite resistencias

A su vez Huerta Villegas reconoció que existe una resistencia a sus acciones recientes, pero defendió que los cambios “son necesarios”.

“Todo cambio genera resistencias. Sin embargo, son necesarios para hacerle frente al futuro (…) no se trata generar enconos, sino de adaptarse a los cambios políticos que vive el estado. Es un cambio de estrategia para que el partido tenga mayor receptividad con la sociedad y sea más exigente con los malos gobiernos de Morena”, expuso en un pronunciamiento sobre las declaraciones de los diputados.

Señaló que su objetivo es “fortalecer” al partido de cara a las elecciones de 2021 y advirtió que habrá más cambios para “darle dinamismo a la institución”.

La exdiputada federal negó que todo esto genere división en el PAN y aseveró que habrá unidad.

“Lo que queremos es mejorar el rendimiento, por eso necesitamos salir de nuestra zona de confort y modificar nuestro esquema de funcionamiento interno. Aquellos que piensan en la división están equivocados. Confío en que después de esto saldremos más unidos”, afirmó.