El gobernador de Puebla Miguel Barbosa Huerta, aseguró que a pesar de estar cambiando la imagen del estado con su propio sello, habrá complejos que dejará como se encuentran, tal es el caso del estadio Cuauhtémoc donde juega el Club Puebla.

Barbosa Huerta recalcó que no invertirá en este espacio por ser insignificante y detalló que no le interesa que las butacas del recinto presenten la imagen institucional del gobierno pasado.

“Su fachada parece unos calzones. Así se quedará, es intrascendente. La gente reprocha eso, pero no vamos a modificar nada” explicó el gobernador de Puebla.

Durante el mandato del ex gobernador Rafael Moreno Valle, en el año 2015,  se invirtieron más de 600 millones de pesos para la reconstrucción del recinto futbolístico, cambiando accesos, baños y ampliando las butacas.

Con esta decisión, se confirma que el gobernador no está interesado en visitar o ser partícipe de lo que suceda con el equipo Puebla, mismo que fue un fracaso en el reciente Apertura 2019, quedando como penúltimo en la tabla general.