Una deuda que supera los 16 mil millones de pesos enfrentan nueve universidades públicas del país, debido principalmente a contrataciones sin autorización de la SEP, malas políticas en jubilaciones y prestaciones onerosas.

La crisis se agudizó en las universidades autónomas de Oaxaca, Chiapas, Morelos, Nayarit, Sinaloa, Zacatecas, Tabasco, Estado de México y Michoacán, porque este año ya no pudieron contar con el programa U081 (Apoyos para la Atención a Problemas Estructurales de las Universidades Públicas Estatales), que servía para paliar el endeudamiento, según un reporta del diario El Universal.

En algunos casos, además, se presentan claras muestras de desorden financiero, como en la Universidad Autónoma de Sinaloa, que tiene un déficit de mil 772 millones 212 mil pesos.

De acuerdo con el rector, el déficit acumulado por la universidad se debe a que en los recursos que reciben del gobierno federal no se incluye el pago de jubilados y pensionados ni los docentes del nivel bachillerato.

El rector Juan Eulogio Guerra Liera cuenta con un salario de 104 mil 311 pesos y su esposa y dos de sus hijos son funcionarios universitarios.

En la Universidad Autónoma de Zacatecas se arrastra un déficit financiero de 2 mil 100 millones de pesos desde hace 20 años debido al incumplimiento de impuestos ante Hacienda

La institución debe cerca de 900 millones de pesos al Sistema de Ahorro para el Retiro; 560 millones, al ISSSTE; 225 millones, al ISR; 248 millones, al Fovissste, y 200 millones al SAT, que suman más de 2 mil 100 millones de pesos.

El actual rector, Antonio Guzmán Fernández, lamentó que el Fondo U081 haya desaparecido, pues ha significado una asfixia presupuestal para una decena de universidades públicas, incluida la suya, pero además argumenta que la SEP no ha reconocido mil 427 plazas de maestros para atender a una población de casi 40 mil alumnos.

En la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) hay crisis desde hace tres décadas y ahora tiene recursos para pagar salarios hasta fin de año, pero no tiene para aguinaldos ni otras prestaciones laborales.

A la crisis se suma la deuda de 300 millones de pesos que tiene con el IMSS por concepto de pago de cuotas obrero-patronales desde 2017.

Uno de los puntos que abonan a esta crisis es que trabajadores académicos y administrativos perciben tres meses de aguinaldo, igual que los trabajadores al servicio del gobierno del estado y que los trabajadores sindicalizados tienen como prestación permisos para ausentarse hasta 90 días con goce del 50% de su salario.

La Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO) cerrará 2019 con un déficit financiero de 655 millones 703 mil 561 pesos, de los cuales 115 millones 394 mil 22 pesos corresponden a este año y requeriría un incremento de 45% en su presupuesto para abatir el déficit, señala la secretaria de Finanzas de la institución, Verónica Jiménez Ochoa.

La asignación de recursos para la universidad ha ido a la baja, explica: de 53.15% de 2016 a 51.68% en 2019, lo cual contrasta con el crecimiento de la matrícula de 2013 a 2018 en los niveles superior y medio superior.

Según Jiménez Ochoa, otro de los factores es la disminución de fondos extraordinarios como el Fondo de Apoyo para el Saneamiento Financiero y el programa de Reconocimiento de Plantilla.

Otro aspecto es el personal o plantilla de trabajadores no reconocida por la SEP, y que, por tanto, carece de un presupuesto para sus salarios y prestaciones laborales. En total la UABJO tiene 3 mil 610 empleados, pero los gobiernos federal y estatal sólo reconocen 2 mil 510.

“Un problema más es la falta de un sistema de pensiones y jubilaciones, porque con subsidio ordinario tenemos que cubrir las percepciones de jubilados y estas ascienden ya a 32.1% de la plantilla total, muy por debajo del total de la plantilla de académicos de 33%; es decir, prácticamente ya estamos a la par”, alertó la funcionaria.

Foto noticiero altavoz