La siguiente estrategia dentro de la administración estadounidense, encabezada por Donald Trump, sería recolectar muestras de ADN de los migrantes que hayan sido retenidos en su intento por cruzar la frontera para colocar la información dentro de una base de datos de registros criminales.

Para esta acción entraría en juego el FBI, organización que contiene información genética de personas que han sido arrestadas o acusadas por crímenes de alto impacto.

Esto podría ya tener un visto bueno por parte de los departamentos de Justicia y Seguridad Nacional luego de que el pasado martes anunciara a los reporteros mediante una llamada que ambas dependencias trabajarán en conjunto en una legislación federal para autorizar a oficiales migratorios poder recolectar estas muestras.

Actualmente esta medida sí se lleva a cabo por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), quienes toman muestras rápidas a los indocumentados que arrestan para identificar a las “familias fraudulentas” que vayan dentro de las caravanas migrantes.

 

Foto: Captura de pantalla Twitter