El Instituto Mexicano del Seguro Social denunció penalmente a Eduardo Bours, ex gobernador de Sonora, por el incendio de la Guardería ABC, en el que murieron 49 niños y quedaron lesionados otros 100.

En la denuncia se indica que como gobernador de SonoraEduardo Bours debió haber creado una estrategia para evitar riesgos en materia de protección civil.

“Como gobernador de Sonora y como responsable del funcionamiento del Sistema Estatal de Protección Civil, Eduardo Bours habría tenido el deber de implementar acciones para la identificación, análisis, evaluación, control y reducción de riesgos en materia de protección civil”.

En una nota que publica el diario Milenio se indica que en el apartado de la demanda en el que se expresan los antecedentes se señala que el IMSS financiaba la guardería y que la administraban unos particulares.

“Gildardo Francisco Urquides Serrano, ex tesorero estatal del PRI; Marcia Matilde Altagracia Gómez del Campo Tonella, familiar de Margarita Zavala, y Sandra Lucía Téllez Nieves, esposa del subsecretario de Ganadería de Bours”.

En el apartado de la demanda en el que se explican los hechos se indica que Eduardo Bours tenía la obligación de vigilar que los prestadores de servicios cumplieran con las normas que exige la legislación.

“El deber jurídico de Bours, como gobernador, radicaba en la vigilancia y protección del correcto funcionamiento del Sistema Estatal de Protección Civil, de manera concreta que los prestadores del servicio de guardería cumplieran con los estándares mínimos previstos en Normas Oficiales Mexicanas y en las legislaciones federales, estatales y municipales, aspecto que podría haberse dejado de lado, en consecuencia su conducta omisa generó peligro para los bienes jurídicos titulados: la vida y salud de un grupo de especial vulnerabilidad: niños y niñas”.

En la demanda se asegura que las autoridades de Sonora debieron haberse cerciorado que la guardería se encontraba en un lugar seguro y de que no se hubiera utilizado una bodega que podría considerarse peligrosa, porque a un lado había un depósito de papel y una gasolinería.

“Debería haberse verificado conforme a la legislación estatal aplicable, que el inmueble donde se encontraba la guardería fuera viable y seguro para la prestación de dicho servicio pues, en caso contrario, no se hubiese habilitado una bodega para tal efecto y más aún, en un inmueble ubicado en una zona que podía considerarse peligrosa, en tanto que de un lado compartía muro con una bodega que almacenaba papel, la parte trasera era colindante con una llantera, y a 43 metros de distancia había una gasolinera en servicio”.

“Esa sola circunstancia actualizaba un riesgo latente y evidente de que la prestación de servicio no cumplía con las condiciones mínimas de seguridad, así como de protección civil, en consecuencia el riesgo existente en la guardería se fue elevando de manera paulatina, resultando de una cadena concomitante de errores en el tiempo hasta que se presentaron los hechos que nos ocupan”.

Crédito de la foto Noticieros Televisa