A un año de la boda en la que en hijo de Diana de Gales y la actriz Meghan Markle su vida en el Palacio de Kesington está muy lejos de ser el cuento de hadas que muchos se podrían imaginar. Y es que quienes conviven con la ex actriz de televisión la tachan de problemática  y engreída, por lo que se ha ganado el mote de “Me-Gain” (Yo gano), hecho que tiene molesto a Harry, su esposo.

Lo anterior fue publicado en Tatler, un medio que se encarga de seguir y publicar todos y cada uno de los movimientos de los integrantes de la Casa Real, quienes han difundido que Meghan no se lleva bien con la reina Isabel ll, ni con Kate Middleton, ni con Camila Parker, esposa del padre de Harry.

La ex estrella de la serie “Suits” es señalada de derrochar el dinero de la corona y de romper el protocolo cada que puede. En febrero pasado, la duquesa de Sussex fue acusada de gastar una fuerte suma de dinero en un baby shower en Nueva York.

Y no solo los integrantes de la Casa Real tienen mala relación con ella, también los empleados que ahí laboran, como su chofer, quien renunció hace medio año por lo difícil que era que la duquesa se apegara al protocolo real.

Foto: t13.com