La empresa brasileña Odebrecht acusó que es víctima de la corrupción que impera en México y el 3 de diciembre de 2018 presentó una queja en la CNDH.

Odebrecht acusó a 12 ex funcionarios del sexenio de Enrique Peña Nieto. En la lista de las personas a las que acusa aparecen los nombres de Alberto Elías Beltrán y Arely Gómez.

Joao Henrique Andrade Araujo Horst, apoderado de la empresa Odebrecht, aseguró que los ex funcionarios mexicanos armaron una estrategia para impedir que se investigaran los actos de corrupción en los que se vieron involucrados.

“Resulta evidente que ha sido estrategia de miembros del Gobierno federal, a través de la SFP, imponer sanciones a mis representadas, en violación sistemática de sus derechos, como si éstas fueran resultado de la investigación de hechos de corrupción que han sido denunciados”.

En una nota que publica el diario Reforma se indica que el representante de Odebrecht denunció que su empresa está dispuesta a colaborar en las investigaciones de los actos de corrupción en los que habrían participado sus directivos y ex funcionarios mexicanos.

Indicó que cuando las autoridades mexicanas investigan los actos de corrupción, sólo realizan indagatorias administrativas y terminan sancionando a Odebrecht, en lugar de sancionar a quienes recibieron sobornos.

Odebrecht indica que las actuaciones de las autoridades mexicanas le han provocado un daño ante la opinión pública, porque los medios oficiales responsabilizan a la empresa de los asuntos en los que se vieron involucrados ex funcionarios mexicanos.

La empresa brasileña indicó que la Secretaría de la Función Pública fabricó expresamente un documento para inhabilitarla e impedirle participar en licitaciones públicas.

Crédito de la foto odebrecht.com