Un hombre hasta ahora no identificado torturó a un perro con una pistola de aire comprimido, la cual disparó unas 100 veces contra el animal, provocándole severas lesiones irreversibles.

El culpable del ataque al perrito Brownie lo ató a un poste y le disparó con el arma por todo el cuerpo, después, lo abandonó.

De acuerdo con el medio WLOS Christine Fries y su madre, Janet Lott, encontraron a Brownie atado al poste, por lo que no dudaron en salvarlo y darse a la tarea de buscar a su dueño por medio de redes sociales.

Editch Pritchard, dueño de Brownie, declaró a los medios locales que su barrio suele ser un sitio muy seguro para que los perros salgan a pasear de vez en cuando, algo que su mascota hacía habitualmente, hasta que un día solo desapareció.

Cuando llevó a su mascota al médico, no podía creer lo que este le estaba contando. Su mascota había sido víctima de tortura, y es que su agresor había disparado decenas de diminutas balas a los ojos, lo cual lo había dejado completamente ciego. Tras el diagnóstico, el médico apuntó que es probable que Brownie también haya quedado sordo, lo cual notó después de llamar al perro sin que este le respondiera.

Las dos mujeres que le ayudaron a localizarlo están llevando a cabo una campaña de fondeo en GoFoundMe, con la cual pretenden recaudar el dinero suficiente para todo el tratamiento médico que Brownie necesita para recuperarse.

Foto: Go Found Me