Con un territorio amplio de la capital poblana que aún explota el campo para cultivar maíz y frijol, uno de los proyectos del actual gobierno municipal es declarar al municipio como libre de transgénicos.

De acuerdo con la regidora y presidenta de la Comisión de Desarrollo Rural, María Rosa Márquez Cabrera, en 8 de las 17 juntas auxiliares conservan el campo como su actividad principal.

El proyecto que busca desarrollar para concretar la declaratoria incluye modificar prácticas de consumo de semilla y mejorar en términos de capacitación.

"Tiene que haber toda una política para que apoye a los productores primero con información, después con la asesoría técnica y después también con estas prohibiciones.

"Porque atan a los productores, porque se encadenan a que tienen que comprar permanentemente las semillas", explicó.

Para la regidora uno de los primeros impactos de esta declaratoria sería en el consumo personal que las familias realizan de los granos.

Sin embargo esto también tendría un impacto en la calidad de producto para comercializar y en el uso de otros químicos que requiere el sector.

"Comerían más sano, estarían protegiendo sus semillas y aparte también que venderían mejor si están sus productos, no sólo libres de transgénicos, la semilla libre de tanto agroquímico", agregó.

Actualmente, detalló Márquez Cabrera, está a la espera de conocer censos actuales de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

Un antecedente exitoso es el que se observó con cultivos de la Ciudad de México y espera que se concrete en los tres años de gestión.

Foto Agencia Enfoque