Nombres repetidos, folios mal registrados, clasificación errónea del daño que sufrieron las viviendas y hasta registro de inmuebles que no resultaron afectados, forman parte de las más de mil quejas que las autoridades recibieron durante la entrega de tarjetas bancarias de apoyo a los damnificados por el terremoto del 19 de septiembre del año pasado.

El siniestro ocurrido hace ya casi un año, dejó 28 mil 345 viviendas afectadas en Puebla, de las que el 80 por ciento (22 mil 707) fueron registradas con daño parcial y el 20 por ciento restante (5 mil 638) con daño total, de acuerdo con el censo de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

Los listados presentados por la dependencia federal el año pasado mostraron diversas inconsistencias. Por ejemplo, los nombres de 284 personas que fueron incluidas se repetían de dos hasta cinco veces.

Las autoridades federales indicaron que se trató de errores de captura de los datos y que informarían cuántas equivocaciones hubo, pero esto no ocurrió.

Ubican errores en los censos

El gobierno del estado publicó en su portal electrónico un reporte emitido por contralores sociales sobre las quejas que surgieron a raíz de las tarjetas bancarias entregadas como apoyo a los damnificados.

El documento indica que hasta el siete de agosto pasado, hubo 1 mil 288 reportes emitidos por igual número de personas. Entre estos destacan ciudadanos que intentaron reclamar una tarjeta pero sin estar inscritos en los padrones, por lo que los encargados de repartir los apoyos, procedieron a revisar los casos, según se indica en el documento.

En otros casos, los folios inscritos estaban equivocados o no existían, aunque los nombres de los damnificados sí se encontraban en los listados, por lo que de igual manera, se procedió a realizar una revisión.

La mayoría de las quejas también apuntan a una clasificación errónea de los daños que sufrieron las viviendas dañadas, aunque según se indica, esta operación no procedió en más de una decena de casos, ya que la información fue confirmada.

Entre las quejas también destaca la inscripción de casas que en realidad no registraron daño, por lo que esos casos también fueron sometidos a una nueva revisión.