Fue hace 13 años cuando el entonces presidente de la República, Vicente Fox Quesada y el gobernador Pablo Salazar Mendiguchía, inauguraron Fritos Totis del Sureste, que se ubicaba sobre el Libramiento Sur, en Chiapas.

Pero el periódico El Universal ha difundido los que problemas económicos de la empresa desembocaron en el cierre de la fábrica que dio empleo a unos 200 jóvenes.

El entonces propietario de la empresa, Abraham González Torres, declaró ante Fox Quesada que veía en Chiapas, el futuro "de una manera muy distinta", ya que la entidad empezaba a ser competitiva y a figurar en el mapa industrial.

Además, los "chiapanecos demandaban oportunidades" y empezaban a abrirse de "manera significativa", comento el entonces dueño de Fritos Totis del Sureste, que tenía como su sede en el barrio Tultepec, en el municipio de Ecatepec, Estado de México y con una fábrica en Tizayuca, Hidalgo.

La empresa había contratado a 200 jóvenes, entre hombres y mujeres que trabajaban día y noche en la producción de aros de harina de trigo, con chile y sal, que eran para consumo nacional y parte de la producción era vendida a Centroamérica y los Estados Unidos, con un valor en México de dos pesos la bolsa.

Al paso de los años, la compañía redujo su personal hasta la mitad y solo laboraban durante el día, informó un trabajador que pidió no ser identificado, informó El Universal.

Fue esta semana que los encargados de la empresa les dijeron a todos los trabajadores, que cerrarían sus puertas porque "había quebrado" y empezaron a sacar la maquinaria de las instalaciones, ubicadas en el Periférico Sur, de Comitán.

[relativa1]
[relativa2]
[relativa3]