Senadores del PRI insisten en que, ante la desinformación, opacidad y posibles desvíos de recursos públicos, peculado y malversación de fondos con que se construyó y opera el Museo Internacional Barroco (MIB), en necesario que autoridades federales y estatales de Puebla investiguen y en su caso sancionen a quien corresponda.

La bancada priísta en el Senado de la República no quita el dedo del renglón y una vez más presentó un punto de acuerdo para solicitar que la Comisión Permanente del Congreso de la Unión exhorte a la Auditoría Superior del estado de Puebla y a la Secretaría de la Contraloría de la entidad, a auditar los recursos y licitaciones de los contratos para la operación y mantenimiento de ese museo.

Los legisladores recalcan que las posibles irregularidades “van desde daños o perjuicios a la hacienda pública por posibles sobrecostos, pagos indebidos e injustificados; hasta el incumplimiento de su objetivo cultural al contar con un limitado patrimonio propio arquitectónico, pictórico y de escultura barroca”.

Más aún, para la exposición inaugural de ese museo “se recurrieron a saqueos de otros establecimientos, entre ellos, el Museo Bello, la Casa del Alfeñique y la Catedral de Puebla, a pesar de estas medidas, más del 70% de las colecciones expuestas provienen del Museo Franz Mayer de la Ciudad de México”.

Además, dicen, se documentó el incumplimiento de los trabajos comprometidos entre el gobierno del estado y las empresas constructoras.

Mientras que la Auditoría Superior de la Federación también identificó diversas inconsistencias en el ejercicio de recursos del Fondo Nacional de Infraestructura.

Y de acuerdo a versiones periodísticas, tan solo por los servicios de luz y agua el gobierno del estado de Puebla eroga mensualmente más de 600 mil pesos y 26 millones de pesos para su operación.

Incluso, añaden, existe un pleito entre la Secretaria de Educación Pública del estado y el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Puebla, que se acusan mutuamente de no cumplir con el pago para los trabajos de limpieza y mantenimiento del inmueble.

“Por los montos ejercidos, se trata de uno de los museos más caros del mundo que será pagado en más de 23 años y tres meses, representando uno de los principales contribuyentes a la deuda del estado de Puebla, situación que vulnera las arcas públicas de la entidad y limita la capacidad crediticia para los años venideros, es decir, se compromete la realización de más obras con un mayor impacto social en beneficio de la población”, advierten los senadores priístas.

El punto de acuerdo de los legisladores, también incluye la solicitud de que se haga un llamado al gobierno del estado de Puebla para que informe al Congreso federal sobre el costo total, las formas de pago y los cronogramas de liquidación del nuevo Museo Internacional del Barroco, edificado en la capital del estado de Puebla.