El ex alcalde de Puebla, Eduardo Rivera Pérez, afirmó que cuenta con elementos para afirmar que también fue víctima del espionaje que se realizó en el sexenio de Rafael Moreno Valle Rosas, por lo que valora presentar una denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR).

En entrevista, tras concluir la audiencia por la denuncia por daño moral que el exmunícipe, Luis Paredes Moctezuma presentó en su contra, Eduardo Rivera afirmó que personal que laboró en la Secretaría General de Gobierno (SGG) se le acercó para advertirle que cuidara sus conversaciones telefónicas y mensajes de texto, ya que podría ser presa de esas prácticas.

Me dijeron que era espiado

El también exdiputado local del PAN reveló que cuando se dio el proceso de inhabilitación se le acercaron estas personas para decirle que era espiado por la administración de Moreno Valle.

“Tenemos elementos para afirmar que sí lo hubo (espionaje en su contra). Me buscaron algunas personas en el proceso de inhabilitación. Me advirtieron que me cuidara teléfonos que estaban tratando de espiarme. Ellos me dijeron que trabajaban en el gobierno del estado”, expuso.

Manifestó que valora con sus abogados la posibilidad de presentar una denuncia al respecto ante la PGR, ya que se trata de una práctica que vulnera los derechos humanos.

Que RMV y Eukid aclaren acusaciones

Eduardo Rivera instó al exgobernador Rafael Moreno Valle y al diputado federal, Eukid Castañón Herrera, que aclaren los señalamientos en su contra respecto a ser los artífices del espionaje en Puebla.

“El que nada debe nada teme. Que se presenten ante las autoridades y que deslinden las responsabilidades. Ellos tendrían que aclarar el tema por el bien del propio PAN”.

e-consulta publicó que políticos poblanos enemistados con el exmandatario poblano han recibido expedientes electrónicos, audios y transcripciones que los involucran como víctimas de una red de espionaje operada por el fallecido Joaquín Arenal Romero.

El propio exsecretario general de Gobierno, Fernando Manzanilla Prieto, reconoció en entrevista con la revista Proceso que el espionaje se realizaba a través del Centro de Análisis y Prospectiva (CAP).

[relativa1]

[relativa2]