Autoridades federales y estatales realizaron este martes un operativo para la suspensión de actividades de seis gasolineras ubicadas en la zona del Triángulo Rojo, que presuntamente presentaron irregularidades en la comercialización y despacho de combustibles, así como diversas inconsistencias fiscales.

Entre los establecimientos a revisión se encuentran dos que son propiedad del presidente municipal de Atzizintla, José Isaías Vázquez Reyes, y del edil de Palmar de Bravo, Pablo Morales Ugalde, respectivamente.

Otras estaciones suspendidas se ubican en Quecholac, Huixcolotla y Cuyoaco.

En las revisiones participaron funcionarios de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a través del Servicio de Administración Tributaria (SAT) y la Unidad de Inteligencia Financiera, y de Petróleos Mexicanos.

Así como elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional, la Procuraduría General de la República, la Secretaría General de Gobierno, la Secretaría de Seguridad Pública del Estado y la Fiscalía General del Estado.

El objetivo es brindar condiciones de certeza a los consumidores de combustibles comercializados por Pemex a través de sus franquiciatarios, así como combatir el mercado ilícito de gasolina, la evasión fiscal, el lavado de dinero y el fraude comercial, se indicó a través de un comunicado.

“La Secretaría de Seguridad Pública del estado en coordinación con la Secretaría de la Defensa Nacional, brindan el apoyo necesario para garantizar la seguridad del personal, con pleno respeto a los derechos humanos”, se agregó.

Cabe señalar que la zona del Triángulo Rojo agrupa a municipios por los que cruzan los ductos de Pemex y que son objeto de robo por parte de bandas organizadas.

Además existen señalamientos de que en gasolineras de la región se vende combustible robado.

[relativa1]

[relativa2]