Jueves, 18 de Julio de 2019     |     Puebla.
Suscríbete




Ciencia

Comportamiento del cerebro en el espacio

Ciencia   /   
Kaleydoscopio  |
 Miércoles, Febrero 15, 2017

Los hallazgos podrían tener aplicaciones para el tratamiento de otras condiciones de salud que afectan la función cerebral

Los cerebros de los astronautas en misiones espaciales se comprimen y se expanden durante el vuelo espacial, según un estudio de la Universidad de Michigan.

Los hallazgos podrían tener aplicaciones para el tratamiento de otras condiciones de salud que afectan la función cerebral, de acuerdo con la investigadora principal Rachael Seidler, profesora de kinesiología y psicología.

El estudio, que se cree que es el primero en examinar los cambios estructurales que tienen lugar en los cerebros de los astronautas durante el vuelo espacial, encontró que el volumen de materia gris aumentó o disminuyó, y la magnitud de la alteración dependió de la duración del tiempo en el espacio.

Seidler y sus colegas examinaron resonancias magnéticas estructurales en 12 astronautas que pasaron dos semanas como miembros de la tripulación, y 14 que pasaron seis meses en la Estación Espacial Internacional. Todos experimentaron aumentos y disminuciones de la materia gris en diferentes partes del cerebro, con cambios más pronunciados mientras más tiempo pasaron en el espacio.

El azul muestra áreas de disminución del volumen de materia gris, probablemente reflejando el desplazamiento del líquido cefalorraquídeo. El naranja muestra regiones de aumento de volumen de materia gris, en las regiones que controlan el movimiento de las piernas. Esto probablemente refleja la plasticidad cerebral asociada con "aprender a moverse en microgravedad". Esta es la primera imagen de cómo el vuelo espacial cambia la estructura del cerebro en los seres humanos.

“Encontramos grandes regiones de disminución del volumen de materia gris, que podrían estar relacionadas con la redistribución del líquido cefalorraquídeo en el espacio”, dijo Seidler.

“La gravedad no está disponible para atraer fluidos hacia abajo en el cuerpo, dando lugar a la llamada cara hinchada en el espacio. Esto puede dar lugar a un cambio de la posición del cerebro o la compresión.”

Los investigadores también encontraron aumentos en el volumen de materia gris en las regiones que controlan el movimiento de las piernas y procesan la información sensorial de las piernas, lo que puede reflejar cambios relacionados con el cerebro, aprendiendo a moverse en microgravedad. Estos cambios fueron mayores en los astronautas de la estación espacial porque sus cerebros estaban aprendiendo y adaptándose.

   


Visitas:


Encuesta