Aunque la fuga de combustible en el Periférico Ecológico y la autopista México-Puebla fue controlada, la nube de gases se trasladó la sur de la capital donde el olor es penetrante y provoca mareos y dolores de cabeza.

A través de redes sociales se reportó que los gases se percibieron en la zona del bulevar Atlixco, la vía Atlixcáyotl, la 11 sur y el Periférico Ecológico en esa zona de la ciudad.

En el lugar de la fuga se controló el chorro de combustible que emanaba del ducto, sin embargo hasta las 9 horas aún brotaba en una muy pequeña escala.

De acuerdo con las autoridades, no hubo ninguna persona herida por la fuga de manera directa, y sólo se reportó la caída de un trabajador que acudió al lugar para controlar el derrame.

El director de protección civil en la capital, Gustavo Salvatori, pidió a través de su cuenta de twitter a vecinos del sur de la ciudad que ventilaran sus domicilios y sostuvo que no hay riesgo para la población.

Fue la madrugada de este lunes cuando se registró una fuga de combustible entre el Periférico Ecológico y la autopista Puebla-Tlaxcala.

De acuerdo con los primeros reportes, el derrame presuntamente fue ocasionado por chupaductos luego de que se les salió de control la ordeña ilegal.

La fuga alcanzó más de 15 metros de altura y manchó la carretera que conecta al conjunto habitacional en Misiones de San Francisco.

El director de Protección Civil estatal, Jesús Morales Rodríguez, informó que a pesar de la gravedad de los hechos no hubo personas heridas.

Dijo que no hubo necesidad de evacuar a las familias del conjunto habitacional de Misiones de San Francisco, aunque hubo personas que sí salieron de sus viviendas.

El funcionario advirtió que anteriormente no se había registrado un caso similar en la zona de Cuautlancingo o Coronango.

Cabe recordar que al cierre del primer semestre del año, Puebla se ubicó en el primer lugar de tomas clandestinas de combustible a nivel nacional, luego de que Petróleos Mexicanos (Pemex) detectó 601 ductos intervenidos por bandas delictivas.