Los recursos que el gobierno del estado captó por el programa obligatorio de verificación vehicular crecieron casi 200 por cientoentre 2014 y 2015.

Lo anterior, como producto de la obligatoriedad para cumplir con ese trámite que la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAME)estableció en los estados que la integran: Puebla, Hidalgo, Morelos, Tlaxcala, el Estado de México y la Ciudad de México.

De acuerdo con información presentada por el gobierno poblano en la cuenta pública 2015, durante ese año captó 84 millones 21 mil pesos por el cobro de la verificación vehicular, cantidad que representó un aumento del 194.3 por ciento, en comparación con 2014.

“El comportamiento anterior fue resultado de la implementación del Programa de Verificación Vehicular Obligatoria de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe), ya que los ingresos por expedición y control de certificados y hologramas de verificación de gases contaminantes alcanzaron un monto por 84 millones 21 mil pesos”, se dice en el documento.

Los recursos derivados de la verificación vehicular representaron el 84 por ciento de la recaudación de la Secretaría de Desarrollo Rural, Sustentabilidad y Ordenamiento Territorial (SDRSOT) en 2015, la cual alcanzó 98.9 millones de pesos.

En 2015, iniciaron operaciones 17 nuevos centros de verificación vehicular en la entidad, después de que el gobierno del estado revocó la concesión que 80 particulares tenían para operar ese tipo de establecimientos.

La administración estatal argumentó que los equipos de los antiguos verificentros eran obsoletos y que fomentaban actos de corrupción, por lo que determinó clausurarlos.

Los nuevos establecimientos tienen una concesión para operar por un periodo de hasta 20 años.

A partir del primero de julio entrará en vigor una nueva norma de verificación vehicular, la cual operará de manera emergente en los seis estados que integran la CAME, ante los altos índices de contaminación que padece la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM).